“Pelea de loca siempre te toca”: Violencia intragénero.

Compartir

Leí con sorpresa la nota de Alejandro Femia sobre parejas tóxicas, me parece bárbaro que se hable del tema, que se comprometan con estas situaciones que pone sobre la mesa algo que pasa y que al igual que en el ambiente HETEROSEXUAL se oculta bajo la alfombra.

Ale K

violencia intrageneroUn homosexual maltrata a otro. Una lesbiana, a otra. Es difícil denunciarlo: en sede judicial tenés que contar las vejaciones, ataques, tu vida sexual… y además, al ser un hombre contra hombre o mujer contra mujer, se acaba apreciando como una lucha entre iguales. Tenés que desnudarte física y anímicamente. No es fácil convencer al sistema de que sos una víctima, pero lo SOS. No desesperes.

Ahora los gays se quejan de la otrora muy progresista Ley N° 26.485 – Ley Nacional de Violencia contra la Mujer – Violencia de género.

“¿Género? ¿Por qué no hablar de violencia de pareja? Se trata de una normativa elaborada desde el sexismo feminista; de proteger a la mujer por encima de todas las cosas, dejando de lado otros tipos de violencia –que ya existían-  entre personas con relaciones sentimentales, sexuales y afectivas. El resto de modelos de convivencia quedan así desprotegidos”.

Como leíamos en la nota de Alejandro Femia, los profesionales de la salud no saben como pararse cuando les llega un paciente que ha sufrido violencia intragénero que así se llama, tampoco saben como hacerlo los policías, cuando llegan a las comisarías y lo que es peor, ver la cara de los de las mesas de entradas en los juzgados si al abogado se le da por ir directamente a tribunales.

Es la misma cara que ponen si un abuelo quisiese huir de sus hijos o nietos maltratadores.

Relaciones violentas

Lamentablemente en Argentina estuvimos viviendo en una época oscura en cuanto a estadísticas se refiere. O sea, no hay. No se registra y como también se denuncia poco, ambas cosas hacen a la falta del dato.  Solo podemos trabajar con las que brindan las ONG o las asociaciones que trabajan con parejas victimas del maltrato.

  • Que entre varones se da más el maltrato psicológico.
  • El tema del que dirán pesa mucho más
  • El dinero y lo social condiciona todo el tiempo.

Las Lesbianas también

  • Mientras entre mujeres, la cosa es cuerpo a cuerpo, las mujeres pelean y ponen el cuerpo, se van a las manos.
  • “Es más visible la violencia física en las parejas de mujeres que en las de hombres. En las parejas de mujeres, por un lado, cada cosa que atente contra el mandato de tener que estar juntas podría ser motivo de violencia, porque pone en riesgo la relación. Y por el otro, hay casos en los que, cuando una se siente indiscriminada con la otra, lo único que le queda es la violencia para sacársela de encima.”

Los mandatos operan casi inconscientemente: se trata de la célebre y tristemente conocida “lesbofobia”. La forma en que una persona se ve a sí misma determina la dirección de un vínculo, algo así como “te trato como yo debiera ser tratada”.

Si la maltratadora tiene una ‘dosis’ alta de lesbofobia, va a ver a su compañera como un espejo. Y no le gusta lo que ve. Lo malo que ella tiene internalizado en cuanto a lo que una lesbiana es, lo pone en la otra porque no puede reconocerlo en sí misma, y hacia allí dirige su violencia. Sobre todo a nivel psicológico, aumentan los insultos y las descalificaciones. Lo que estaría operando sería algo así como ‘se merece que la insulte porque es torta’. De la misma manera, y simétricamente, la maltratada es capaz de asimilar tales acusaciones y humillaciones a causa del autorrechazo que en ella genera su propia identidad sexual: “Me lo merezco (POR TORTA)”. El trabajo del psicólogo acá es ver como opera esto y hacerlo visible para el paciente, para que ante el paciente  eso se “devele”, porque así podemos empezar a bajar los prejuicios.”

El problema radica en el escaso número de denuncias, y en la dificultad de establecer los roles de ‘agresor-víctima’ a nivel legislativo, a pesar de que éstos entre los gays y lesbianas también existen”.

 Violencia doméstica

Otro informe importante es el de los National Institutes of Health del año 2000: “los convivientes del mismo sexo registraron una violencia con la pareja íntima significativamente mayor que los convivientes de sexos opuestos”. El 39,2% de las lesbianas declaró haber sido agredida físicamente, acosada o incluso violada por su pareja del mismo sexo. Entre los varones homosexuales, un 15,4% admitió haber sufrido estas actividades.

Se trata, pues, de un fenómeno muy extendido, y registrado en paises que tienen estadisticas para elaborar informes que sirvan para saber como poder encarar algún tipo de protocolo y accionar ante este tipo de comportamientos.

Muchos pueden ligar a otros hábitos propios del estilo de vida gay, como la falta de compromiso,  inmadurez psicológica, relaciones emocionalmente dependientes, depresiones, promiscuidad, etc…

Pero “la homofobia y lesbofobia nos trasvasa en todos los temas. En el caso de los hombres al no usar preservativos, por ejemplo, ya que si la sexualidad es concebida como pecaminosa no voy a incluir en ese terreno la legalidad del forro, ni el cuidado personal y del otro. Hay muchos actos de violencia en los que uno le está pegando al otro por ser gay”.

HABLAR, HABLAR, HABLAR

Una paciente me contaba que a ella un grupo le salvó la vida:

“Participaba de un grupo de reflexión sobre maltrato que a mí me salvó la vida”, cuenta que a fines de los años ’90 tuvo que huir de la ciudad donde vivía a consecuencia de la violencia que su novia ejercía sobre ella. Dice: “Yo tenía un quilombo terrible en la cabeza; la persona que me amaba, me golpeaba. No podía distinguir el afecto de la violencia. Yo tuve una alarma al comienzo de mi relación, pero no reaccioné. Al haber sido víctima de abuso sexual infantil, mi nivel de tolerancia era muy alto: violencia era lo que estaba acostumbrada a recibir y cuando ella me basureaba, yo me sentía capaz de soportarlo porque después venía su amor, su arrepentimiento. Era la repetición de un círculo. Ella era muy hábil para manipularme. Y si yo hacía uso de mi libertad, terminaba siendo lo peor del Universo. Pero mi libertad fue lo que elegí finalmente, pese a haberme ligado varias palizas”.

Ale K

Licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays. Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. Tratamientos analíticos: Individuales adolescentes y adultos; parejas y grupos. Contactate a través de www.psiquiskype.com

Compartir

13 Replies to ““Pelea de loca siempre te toca”: Violencia intragénero.”

  1. Estos temas si creo que son de utilidad e interés para tod@s y su tratamiento, mucho mas practico que andar debatiendo algunas crueldades de infancia, snobismo incluido, ELITISMOS varios (gente de “buen nivel” en subte D) o algún incesto (dramático o no) con el padre.

  2. Que buen tema! Yo cuando empece a ver que mi ex tenia algunas cosas que no me cerraban me separé pero me quede cerca como para brindarle ayuda, lo trate de ayudar, después le perdi el rastro pero me entere con el tiempo que con otro chavon que salio lo cagaba a palos. El padre era igual con la madre…

  3. Tengo un amigo que anda en algo malo con su pareja, un tipo muyu violento que lo va alejando poco a poco de nosotros los amigos, si bien yo muchas veces los enfrento, me doy cuenta que el tipo ya no puede ver y en mas de una oportunidad mi amigo no me atiende el fono o no me contesta el wht por que el está cerca… no sé que mas hacer para sacarlo de ahí, me da como que va a terminar mal…

  4. Con un ex empezamos con las trompadas con el pretexto de que nos calentaba para tener sexo, hasta que nos empezamos a tortear mal, ambos nos pegábamos, consultamos con un psico, y nos dijo que estábamos del tomate, con el tiempo las cosas se desmadraron se nos fueron de eje y pasamos a tirarnos objetos y demás cosas, un dia nos separamos porque sino nos íbamos a matar, lo raro fue que en la cama siempre la pasamos muy bien era donde mejor nos comunicábamos… fue una lastima

  5. Excelente nota! yo ayude a un amigo a salir de una pareja así y le llevó un tiempo y paciencia hacer entender a la gente de la justicia que era lo que le estaba pasando! Excelente la parte de la recepción de los mismos en sede judicial, soy abogado y es lo peor, nuestro sistema judicial es decadente y esta colapsado, asi que hay que armarse de paciencia para recalcar cuales son los riesgos en esta situación.
    Digo… si tenemos Wandas Taddeis y todas las que le siguieron en la justicia que vienen del reino hetero, no nos prejuzgan solo por ser gays, creo que el prejuicio está instalado en que se ventilen cosas de pareja… PERO SE PUEDE.
    Repito, MUY BUENA NOTA, lo peor es el silencio.

    1. Mi admiración y respeto que merece, además de como amigo, valiente profesional.
      /Me gustaría saber de vos si surgiera y pudiera necesitar alguna defensa por algún evento personal/ Los juzgados ha sido desde siempre homofóbicos y pocos los valientes en defender casos que se vinculen. Esto me provoca relatar una parte de mi vida para advertencia de muchos bi o tapados caZados, por las EXTORSIONES que, por hechos sospechados y ni siquiera probados, pueden ser sometidos y ABUSADOS por sus cónyugues (hasta ahora solo mujeres) NO VALE LA SEPARACIÓN (lo ideal para una mantenida) QUE NO EXTINGUE “DERECHOS”, SI EL DIVORCIO. Con ésto también rindo honor al que fue quizás mi único gran amigo, compañero del secundario (nunca sospeche que lo iba a ser tanto, MI y desde siempre) ABOGADO y con quien nunca “me toque un pelo” y que de loco tenía mucho por carácter, pero era un genio, un año menor que yo, ya fallecido hace tiempo.
      A el le debo mi vida y no haberme quedado en la calle, pues hasta inmuebles propios se quisieron apoderar en compensación DEL HONOR de una “señora esposa” (me dió cualquier cosa menos un matrimonio y ya a sabiendas, inició la destrucción de mi vida, mis logros todos conseguidos solo, honesta y tesoneramente, y de mi buen nombre, que de haber sido mi conducta tan evidente, nunca hubiera logrado. Pero aunque se perjudicara, de algún modo seguiría sacando provecho y así justificando su SI EVIDENTE mal proceder. A ella sí era fácil con abrir el prontuario criminal que desde chica tiene (y hasta de asesina) cosa que yo ignoraba y determinar quien era, pero con esas cosas de SOLIDARIDAD CON Y DEL GENERO terminó prevaleciendo la infamia que difundía por todos lados, verdaderamente maximimizada de manera soez y fantástica, para seguir haciendo la vida que se le diera la gana, con la disposición de todos mis ingresos y los que pudiera obtener de mi costa, hasta el último centavo que ni me permitía convidar con un café, manteniéndome en mi propia casa VIGILADO además (y como castrado también) Resumiendo, dado que dá, para una historia aparte, y sin apartarse del tema:
      por una discusión ella me abofetea con antejos puestos, lo que me provocó herida cortante, salvando providencialmente uno de mis ojos. Esta de mas decir que tanto mi hija como su “novio” me tuvieron que CONTENER, porque aún en un primer piso la hubiera tirado por la ventana (muy de moda en aquellos tiempos) y hubiéramos sido también pioneros , casi casi, por un pesado cenicero con que amenazó arrojarme en la cara en su defensa,,, Una vez que este amigo Abogado me ve después de exclamar un
      ¡¡¡ uuuuugh !!! me manda al gabinete médico de la polícia (creo que mas frecuentado por mujeres que hombres), no habían ONG de defensa en aquél entonces y si acaso la de homosexuales AMBOS ignorábamos su existencia. Yendo a firmar oficios que confeccionaba en su casa de incógnito, hasta disimulando mi conversación por celular (afortunadamente ya existían los primeros) con la ducha y de madrugada (y también porque vivía cerca) que yo presentaría al día siguiente a primera hora personalmente, estado el en un discreto bar esperándome, empieza mi defensa. Llegó un momento en que se tuvo que apersonar y pese a que el, parece, también tenía sus dudas, nunca confirmadas por mi o los hechos, ante las preguntas de las empleadas de “como podría defender a una persona así” el contestaba “fué mi compañero del secundario y NO VOY A PERMITIR QUE LE HAGAN UNA COSA ASÍ” Hasta llegó a invocar pioneramente el Pacto de San José de Costa Rica de DERECHOS HUMAMOS entre otros.
      Por supuesto la titularidad del juzgado era de UNA MUJER y su secretario (suplente) un facho y explicito “macho” homofóbico quizás también bastante atraído por mi ex, que aunque crota (y según se ve no tanto) era una bella mujer. Agregar lo me costo laboralmente llegar a jubilado y el concepto que debo seguir teniendo en el barrio donde aún vivo, en las familias de mutuo conocimiento ylo “impresentable” para los hijos de mis sobrin@s y el mi propio nieto y en todo, aún de lo que pueda enterarse por intermedio de mi hija, que pueda infamarme, está de mas, persisten en ello, pero se las tienen que arreglar como puedan y honestamente con lo que tengan. La madre se quedó con un departamento, pionera y genialmente elegida la zona que fue el mas costoso y lo único que me quedó (y de lo que me dejó) de inversión GANANCIAL.

  6. Muy buen articulo!! Yo lo pasé y pensaba que no era violencia porque no era física, pero me maltrataba verbalmente, me humillaba delante de la gente y me subestimaba, hay que estar atentos, gracias por hablar de los temas que nadie habla.

  7. Últimamente se habla mucho (y también se hace) contra una casi histórica, casi tradicional, en la mayoría de las culturas humanas, subordinación, humillación y vejación del género femenino.
    Patente queda la imagen del troglodita arrastrando de los cabellos a su cueva para su servicio.
    Sin embargo la naturaleza nos enseña de los “ardides femeninos” de auto defensa y de su prole.
    Muchas veces la hembra es la abastecedora de alimentos a cambio de la “protección” y favores
    de un macho. En general es una ASTUCIA que el otro género NO tiene.
    Es imposible negar en general que la mayor fuerza hace el predominio físico y concomitantemente el sexual y la DOMINACIÓN. Sin embargo científicamente ya se están probando ciertas ventajas femeninas, solo limitadas por su condición procreativa.
    Es raro saber de casos de violencia (sobre todo físicas) de mujeres hacia los hombres.
    Pero se soslaya la psíquica o animica ejercidas por ellas muchas justificadas en su autodefensa
    pero que en general son las provocadoras por desatención, difamación o descrédito y en encubiertos maltratos o abandonos hacia el varón. Por supuesto es más fácil una reacción violenta por parte de este, aunque muchas veces sean provocados y situaciones de desafío y hasta burla, sumados a los tradicionales “vicios” de alcholismo, drogadición e infidelidades varias, que suman al DESPRECIO (en muchos casos mutuo) todo estó puede concebirse dentro del ABUSO del hombre también y su “servidumbre”.
    Desde el consabido y repetido NO “porque me duele la cabeza” al mas moderno “estoy muy cansad@” muy justificable por los varios roles que una mujer asume de trabajadora y madre al que debe de agregar el de “esposa” es mas sospechoso en el marido.
    Cuando un matrimonio ya no se tolera, a no ser con el pretexto “familia” y educación de su prole, se genera conflictos de autoridad y méritos, que fácilmente llevan a enfrentamientos letales y definitivos, en los que generalmente priva la violencia PSÍQUICA verbal y anímica o caer en TOTAL INDIFERENCIA entre ellos.
    Esa situación DE CRISIS DE PAREJA (de cualquier tipo de género) se repite a partir de una MALA CONVIVENCIA o DESENCANTO . Lamentablemente, entre las partes, nunca se llega a una situación de equilibrio y alguna de ellas siempre será mas “activa” o dominante, o quizás
    se alterará la situación de fuerzas.
    LA VIOLENCIA LA SUFRIMOS DIARIAMENTE EN TODOS LOS ÁMBITOS.
    Mas vale conservar “un hogar” COMO REMANSO que NO RECICLE AÚN MÁS
    en el INTERNO, INTIMO y PARTICULAR, los externos.
    Quizás “EN TRATARSE BIEN” y regalarse y prodigarse afecto y contención,
    sea la forma mas efectiva y solidaria para enfrentar el mundo DE A DOS, fortalecidos.

    1. Muchas veces leo comentarios tuyos muyyyyyyyyy extensos y abigarrados, me los trago todos pensando que vas a decir algo interesante, pero al final es una cosa, inentendible que no dice nada… , me hace pensar en esto del contenido del discurso y el relato vacío.
      Te lo digo de onda, bien, espero lo entiendas, porque me llama la atención.

      1. Quizás, el que no entiendas nada (o no quieras) sos vos.
        Nunca y trato de no polemizar con opiniones ajenas,
        con el debido respeto que me merecen todas.
        Por si se trata de Ale K es lo mismo que, a semejante capacidad doctoral y de vida, discutírle y sus conomientos y experiencias adquiridos día a día aún mas perfeccionados.
        Es cierto que hay que estar a la altura para adsorver todo lo observado.
        Si se trata de mi, es solo algo que quiere ser como comentario, un aporte mas, CONSTRUCTIVO y alguna opinión que no será “banal” y con algún sentido.
        NUNCA una crítica verdaderamente VACÍA y sin sentido.

      1. Leandro: Gracias! Es para mi mas que un alago, UN ÉXITO personal que me hayas destinado y recomendado el https//quiensebeneficiaconmihombría.woldpres.com
        da para seguir investigando y descubriendo las REALIDADES OCULTAS (conceptualmente) sobre “la condición masculina” y el mito formado sobre ella
        (Por fin alguien que me entendió y preocupado por una discriminación HACIA el hombre justamente por su “DEBER SER” en la sociedad (mundial), mas preciso, exacto y determinado por el ejercicio de SU rol y concepciones machistas que desde que nacen las culturas, se arrogan e IMPONEN A ÉSTE intra género y desde el otro y en general.
        ¡Asombroso! (ni sabía de los juicios franceses prerevolucionarios sobre impotencia masculina) Y que alguien “quiera escuchar” o TENER EN CUENTA Y ASUMIRLO:
        Creo que hasta los propios panelistas, tanto sean sus editorialistas creadores y conductores, o los que se vayan agregando, deberían hacerlo.
        Es mas fácil asumirse como homosexual o bi, o “multi” y cualquier “etiqueta” o rótulo o variación, que se le quiera endosar, que definirse, cada uno en su REALIDAD DE GÉNERO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE