Venís, pelas, te ordeño y te vas… | Cuando sobreviene la culpa.

Compartir
Claudio Del GaggingEn muchas ocasiones quedo con flacos para que vengan a mi casa a ser peteados de una, tengo un perfil el mismo en varias apps: “venís, pelas, te ordeño y te vas…”, más de un flaco sucumbe al instante y viene sin mas preámbulo, porque les da morbo, igual que a mi.

Llegan a mi casa, los voy aleccionando por whatsapp, les digo que vengan con la bragueta abierta y alguno hasta se ha animado a entrar con la chota afuera, cosa que me pone a mil, todos adrenalínicos y perdidos por el morbo de la cosa espontánea que se da, tranquilamente, porque la onda es esa, pasar un buen momento y que cada uno siga su camino. 

Lejos de toda las leyendas suburbanas jamás me ha pasado que me roben, que me sometan (¡hay que someterme!) ni que me saquen un riñón y que me dejen en la bañera con hielo…

Todos sabemos que la calle está heavy pero creo que también los hombres que vienen -en su mayoría casados- veo muchas alianzas de boda, quieren pasar un buen momento antes de volver al quilombo de sus hogares…

Así las cosas lo que me llama la atención es lo que sobreviene luego de que estos #machos eyaculan y se levantan los calzones, cuando están en el tramite de arreglarse los pantalones, algunos me han preguntado si no tengo cámaras, otros me han propuesto grabarme, otros me aclaran que me han mentido con el nombre y otros me dicen que son casados, sacando la alianza de algún bolsillo oculto. Alguno me pide pasar al baño para higienizarse bien porque la mujer le revisa los calzones para ver si tuvo sexo por ahí.

Esto me hace pensar en que no solamente los gays nos vamos de las teteras o los cogederos con los huevos descargados y un vacío existencial, me hace pensar en que estos hombres también se van con los huevos vacíos  pero con una culpa en las espaldas que los agobia. Lo raro es que muchos vuelven. 

Claudio Del Gagging

Soy un man tranqui, que vive la vida y deja vivir. Fanatico del gagging, cuento mis historias para el morbo de los demás. Osito amigo que no le hace asco a nada y no es melindroso a la hora de arreglar.

Compartir

10 Replies to “Venís, pelas, te ordeño y te vas… | Cuando sobreviene la culpa.”

  1. y bueno pero si hay seguridad es la situacion ideal… llegar a la casa de un buen petero y descargar toda tu furia del dia para luego desaparecer. Mi ideal es cuando se arma confianza y podes mensajear a cualquier hora para que te ordeñen

  2. Yo tengo una especie de mamadero en casa: funciona de modo parecido, me llaman, les doy hora, pasan, les mamo y se van. La mayoría casados, casi diría todos. Algunos acaban, se suben el cierre y se van casi corriendo, otros inician una ligera charla que hace que alguno quiera repetir en el mismo momento….. alguno, sobre todo la primera vez, está algo perseguido, con lo de la cámara o alguna otra boludez por el estilo, pero siempre a posteriori….. cuando entran en confianza y saben que pueden venir como a su casa, no hay mas drama. Aca saben que hay una boca y unas manos amigas, que no preguntan, unas orejas que saben oir y que no cuesta nada.

  3. que zarpado. que tu jermu te huela el bóxer para ver si tuviste sexo por ahí..
    es un morbo malll comerse heteros buscones. me encanta.
    creo que vi tu perfil. yo estoy por San Telmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE