Droga

Una travesti en mi vida

Compartir
Marcos LLa normatividad social establece dos tipos de género basándose en “la naturaleza” de nuestros cuerpos: machos y hembras. Sin embargo, la naturaleza no es la única regente de la sexualidad.

travesti

La experiencia humana es tan vasta y compleja que supera con creces a los determinantes biológicos. Por lo tanto, existen sexos y sexualidades:

Sexo biológico: varón, mujer, intersexual (cuando coexisten caracteres de ambos sexos).
Sexo psicológico o identidad de género: masculino, femenino, transgénero (travestis, transexuales).

Deseo sexual: heterosexual, homosexual, bisexual.

Una travesti, al igual que un transexual, no es un varón homosexual que se viste de mujer. Es una mujer trans (se siente mujer pero no niega su origen del sexo opuesto). En el primer caso (la travesti), mantiene sus genitales y no se acompleja por tenerlos; y en el segundo caso (la transexual) necesita operarse para readecuar su cuerpo físico a la experiencia subjetiva de sentirse mujer.

Aclarando estas diferencias entre sexo, género y deseo, el abanico de posibilidades se abre, de tal manera que una mujer trans puede tener deseos de estar con un hombre o una mujer; o un hombre heterosexual podría verse deseando a una mujer (biológica y psicológicamente constituida) o a una mujer trans (travesti o transexual).

Los hombres la queremos completa

No es ninguna novedad: hay hombres que buscamos travestis para tener sexo y otros que se enamoran y construyen una vida en pareja. A pesar de los avances en materia de sexualidad y aceptación de lo diferente, la tendencia a encasillar existe.

Se cree que un hombre que busca travestis o transexuales es un gay encubierto. No es así. Es un varón (identidad de género: se siente masculino), es heterosexual (desea estar con una mujer… Pero trans). A estos hombres heterosexuales les atrae el cuerpo femenino, se sienten fascinados por sus curvas, la sensualidad, y hasta la libertad para el juego erótico.

He visto muchos ataques en esta pagina a otro de los columnistas, por no ocultar sus preferencias hacia las compañeras travestis, me refiero a Fernando River, que abiertamente las expone, algo que le ha valido muchas criticas de… “HOMOSEXUALES” que a la vista de cualquier parroquiano de la “sociedad normal”, es lisa y llanamente un “puto que critica a otro…” . Como dice el tango: “…los inmorales nos han igualado…”

Hay algunos que son tan exquisitos que rechazan cualquier gesto viril que se cuele o el timbre de voz levemente grave. Puede parecer una paradoja, pero por un lado rechazan signos de virilidad en la figura y en el comportamiento, pero la presencia de los genitales masculinos los atrae.

Están los que desean a las travestis y eligen el cuerpo “completo” que se le ofrece; otros gustan de transexuales operadas, o en vías de readecuar sus cuerpos.

En muchas de las relaciones con travestis el hombre ocupa un rol pasivo, o hay versatilidad y se intercambian los roles, práctica que una prostituta u otra mujer no podría hacer por motivos lógicos. (Aclaración: el sexo anal no es sinónimo de homosexualidad; el erotismo homosexual puede o no incluir esta práctica).

Si hay oferta de prostitución de mujeres transgénero es porque hay demanda. Los varones que buscan tener relaciones con travestis no lo hacen sólo por mero juego o por salir con amigos a una aventura exótica. Les gusta y lo disfrutan, sólo que unos pocos se animan a decirlo.

Algunos sienten que se excitan más que con sus parejas mujeres. Cuando logran un placer alto con las chicas trans quieren repetir la experiencia. En algunos casos surge el dilema existencial: ¿con quién tengo que estar: con mi novia mujer, o mi chica trans?

A los hombres enamorados de mujeres trans se les presenta el gran desafío de blanquear una relación que puede generar incomprensión, burla y rechazo. Sólo unos pocos valientes se animan.

Ser infiel con una chica trans

Existen hombres heterosexuales, en pareja o casados, que esconden sus gustos por mujeres transgéneros. Muy pocos se animan a confiarles a sus parejas actuales por dónde discurre su deseo.

Las mujeres más abiertas aceptan que pueda haber interés, pero no permitirían jamás que su hombre salga alguna noche a saciar sus inclinaciones paralelas. Admiten la necesidad de su partenaire y hasta se permiten fantasear tener una chica trans en la cama, o jugar con algún dildo (consolador) y que ella lo ate a la cintura a la manera de un pene artificial. Hasta ahí llega el permiso.

Los hombres que desean a una chica trans, y están en pareja, se ven en una disyuntiva angustiante, mucho más que si la otra opción fuera una mujer. Los que no pueden confesar su atracción prefieren ocultarlo. No obstante, la conducta que adoptan puede llamar la atención: llamados encubiertos, frecuentes salidas nocturnas, uso desmedido del chat o ingreso a páginas de prostitutas trans. En la cama pueden mostrar una disminución del deseo o una exaltación del mismo cuando se exteriorizan fantasías que incluyan a travestis.

Un hombre heterosexual que desea a una mujer trans vive preso de la normatividad social (bajo el amparo de las creencias religiosas), que no le permiten una expresión autentica de lo que siente.

Tiene que cumplir con las reglas impuestas para un hombre biológico, que se siente hombre psicológicamente, pero que desea igual o más a una mujer transgénero que a una mujer biológicamente y psicológicamente configurada.

Los hombres y las mujeres homosexuales hemos logrado más aceptación y vivimos vidas con más libertad, les toca el turno a las mujeres y hombres transgénero. Y a los hombres y mujeres que se enamoran de ellas/os.
Marcos L

Ingeniero Agrónomo. Libre pensador, bien trolo hasta que una objeción de consciencia se cruza en mi camino. Vivo solo duermo solo pero garcho con muchos. Por eso estoy contra el careteo de las relaciones gay y la heteronormatividad que se ha colado en este ambiente. Me hago muchas preguntas que no puedo contestar… Bisexual viviendo fuera del clóset. Escribo porque me salva. TODO ME IMPORTA UNA MIERD…. 😉 

Compartir

12 Replies to “Una travesti en mi vida”

  1. Ver mi última contestación y comentario a Nikki, por su relato “los 3 gendarmes” creo que “encaja” justo y resume, sobre todo lo de los “etiquetados”, diferenciaciones, goces y proclividades,
    más allá del condicionamiento de género y superador de ellos,
    en la libertad de elección y/o preferencia sexual.

  2. Las travestis o transexuales son una de las cosas que mas me calientan en la vida. Realmente me caliento MUCHO con chicas asi y he pasado mis mejores momentos sexuales con ellas. Como bien dice la nota yo nunca comente este gusto ni con mis amigos mas cercano porque comentar eso conlleva que te juzguen como gay o algo similar que sinceramente no tengo ganas de soportar.

    yo hoy en dia con mi vida bisexual soy feliz, tengo sexo con mujeres y cuando pinta tambien tengo sexo con travestis, hombres o transexuales… o cross… aunque me gustan poco.

    Muy pocas minas tienen las habilidades de un buen trava como dicen aca.

    DISFRUTEN!!!

        1. Rivercito me encanta su columna, siempre la leo y creo que la mirada bisexual le aporta mucha riqueza al sitio, y tambien salgo en su defensa cuando algunos lo critican ‘por ser tan bisexual’, pero no quiero que haya encuentro con usted, no me gustan las cosas armadas, me gustaria mas ‘encontrarlo por casualidad’, y el ke ‘destino’ nos junte en alguna tetera :0 como me esta pasando hoy en dia con varios que visitan esta pagina 🙂

          Besitos Amor!

        1. Dani La kimber James es una Diosa con un cuerpazo descomunal digno de admirar, lo mio es mas ‘humilde y natural’, asi que no creo que suba alguna foto mia asi… pero nunca se sabe, quiza un dia vuelva muy ebria y lo haga 😛

  3. Buenísima esta presentación por lo esclarecedor. Hay tantas etiquetas que a veces uno no sabe que es que, y cual es cual. Lo cierto que es fundamental para el sexo, saber QUE ES lo que a cada uno le satisface mas y lo hace mas pleno, y a los demás respetarlo, aunque hay muchas veces que cada uno a veces no “la tiene clara” de si mismo.
    El tiempo y la experiencia se encargarán de eso.
    Eso sí hay que tratar de ser honestos consigo mismo y los demás, no valen opciones “porque serían mejor vistas” o aparentando preferir algo, en realidad lo mas fuerte y preponderante sería lo otro. Como en el caso de “los machistas” y su entorno, que prefieren que “parezca” mujer, en quien en realidad estoy buscando bajo apariencia mas “potable”, a veces genuinamente mas afín, según su costumbre de trato y gustos, los “incofesables” atributos masculinos y gozar “encubiertamente” de “eso otro” y como pasivo, (o versatil) su homosexualismo.
    En personas jóvenes como el nombrado River es mas “pausible” indefinición, que en realidad, solo tiene importancia, en cuanto a lo “lleno o vacio” se sienta LUEGO de consumada la relación,,, eso TRASCIENDE de la mera elección sexual, aspecto, sea la APARIENCIA acorde o hasta dónde lo pueda asumir y mantener en su goce.

  4. Pocas cosas mas lindas y que sepan tanto como calentar y moverse que un buen trava. Son personas maravillosas que tienen todo lo que puede pedir un hombre (o por lo menos yo) … pija, tetas grandes, culo y aguante ademas de que sabe exactamente donde, cuando y con que ritmo tocar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE