Una paja cruzada.

Compartir
Bajo la ducha fue el segundo round.

El otro día nos juntamos con amigos en la casa de uno, como yo vivo lejos,  el dueño de casa me invito a que me quede a dormir. Estábamos viendo tv los dos en bóxer y me pidió que le hiciera masajes porque le dolía el cuerpo.

Accedí. Empece por la espalda, suavemente y recorrí los brazos acariciando despacio pero a la vez con fuerza, bajé por la espalda y sentí que estaba  re caliente, a pesar de que estaba el aire acondicionado prendido, subí y  bajé por esa espalda varias veces, cada vez bajando un poco mas, empezando a verle la raya del culo, después la mitad de las nalgas, seguí subiendo y  bajando, bajando, bajando, hasta que le saqué el bóxer, y qué linda cola tenía! durita y parada. seguí recorriendo todo su cuerpo con mis manos, pero mi mirada quedó en esa cola. Le corrí un poco una de sus piernas y vi  por debajo una tremenda pija gorda, con una cabeza afuera, grande y roja.

Seguí recorriendo su cuerpo hirviendo con mis manos pero ya eran dos las distracciones. Le levanté una pierna para “hacerlo estirar”, tal como en  los vídeos porno de masajes, pero en realidad era para ver esa tremenda garompa que pedía de todo.

En un momento lo di vuelta, quedó boca arriba y esa verga estaba al recontra palo. 19 cm fácil, por 6 de ancho. Le hice masajes en los brazos, bajando por el pecho y abdomen. Mientras le masajeaba el abdomen rozaba con mi antebrazo la tremenda bicha, fui bajando y rozándola mas y mas, hasta que se la agarré, no aguanté mas.

Empece a pajearlo despacio, el se quedo callado, se ve que le gustaba. La agarre con las dos manos y le seguí dando. El me agarro para que me detenga porque ya acababa. Le di un tiempo y seguí, me baje el lompa y le di mi pija. Nos clavamos alta paja cruzada.

Le acaricie bien ese par de pelotas y le llene la cabeza de la pija con mi  saliva para lubricar la paja. Bajé con un dedo hasta el agujero de su culo y lo recorrí, se lo acaricié bien, el abrió las piernas, le gustaba que le puertee con un dedo mientras lo pajeaba. Después me arrodillé y puse mi pija sobre la suya,  el las agarró y las pajeó a las dos juntas.

Se movía, franeleaba. El chabón hervía. Volvimos a nuestros lugares, el a mi pija y a mis bolas, con las que jugaba mucho y yo a su pija y a ese agujerito. Esos 19 cm estaban en su mayor extensión y de repente me llenó la mano de su leche, y lo que cayó, cayó en su pecho. Yo acabé en su mano al instante.
Terminamos los dos llenos de leche y cuando se iba a bañar me dijo: “querés venir conmigo?” y obviamente acepté…

Bajo la ducha fue el segundo round.

pendejoarg@hotmail.com

Relatos de los lectores

Un lugar para que todos esos relatos que sean fantasías o no, puedan materializarse y compartirse con todos los demás… Historias que se repiten, pero que tienen el condimento único del que las escribe y las vive, Historias increíbles, y otras que se suman a una terrible y única realidad. Tus historias.

Compartir
Latest Comments
  1. Carlo
  2. Mar
  3. jorge
    • Carlos
    • lucas
    • Damian
      • Carlo Alberto
    • Carlos
  4. Anónimo
    • Carlos
  5. Macho.Pajero22

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE