INVISIBILIDAD EN LAS TETERAS: lo público y lo privado.

Compartir
Ale KEl surgimiento de las teteras no fue casual, sino que es un producto de la relación peculiar que se instituye en esos espacios entre lo público y lo privado, es por esto que en un momento en que estas dos esferas se re-localizan, la tetera se encuentre en una crisis que la obligue a ser replanteada o desaparecer. Para comprender esto debemos analizar las características de género que posee la dicotomía público-privado.

Cuando leo por ahí que las teteras pasaron de moda, me asombro, pensando que más allá del grindr y la saga de apps, las primeras se ven reforzadas diariamente por la subestimación y la invisibilidad que ciertos hombres le asignan al sexo.

Se lee mucho acá la frase: “Descargué y me volví a casa tranquilo con la familia y seguí con lo mio”, algo tan basto como lo sexual, se redujo a un mero tramite. GENITALIDAD AL PASO. 

Como ha explorado el feminismo desde hace ya varias décadas, lo público es el lugar por excelencia de la masculinidad.

teteras 2

El mundo del trabajo, el mundo de la política, han sido asociados con los varones del mismo modo que el hogar, la escuela y otros ámbitos propios de lo“afectivo” y lo “íntimo” han sido considerados como femeninos. Recordemos que aún hoy un hombre público es un personaje destacado mientras que una mujer pública es una prostituta, con lo cual se marcan claramente las formas de acceso a lo público que se tienen reservadas para cada género. A esta correlación entre lo público y lo masculino, lo privado y lo femenino, debe agregarse otro factor, la relación entre el eje dicotómico que estamos discutiendo respecto del par heterosexualidad-homosexualidad. Desde los estudios de gays y lesbianas se ha señalado que lo público no sólo se encuentra relacionado con lo masculino, sino además con lo heterosexual.

La heterosexualidad es un fenómeno público por excelencia, en ella lo íntimo es exhibido incluso sin que se lo perciba. La parafernalia simbólica heterosexual pasa normalmente desapercibida porque se la considera “natural”, “normal”, sin embargo, cuando la despojamos de este carácter, cuando interrogamos la constitución social de la sexualidad, podemos observar los modos compulsivos mediante los cuales se impone, se despliega y se exhibe la heterosexualidad, en oposición al silencio requerido para las prácticas, deseos y afectos entre personas del mismo sexo. Los anillos de boda, las fotos en las billeteras, sobre los escritorios, los cuadritos con fotos de los hijos, de las parejas, los besos en público, las caricias, las miradas afectuosas. Todas estas son expresiones que están permitidas para la heterosexualidad y que se encuentran prohibidas si se trata de homosexuales o de lesbianas.

Hace poco me contaba un paciente que “estaba loco” por un abogado de la zona de tribunales que conoció en los baños del Palacio, generalmente tipo 18 hs. (cuando ya no había nadie en el estudio) le mandaba un texto preguntándole: ¿Querés leche?
Mi paciente dejaba lo que estuviera haciendo (-a esto lo asociaba con la locura-, la facultad, gimnasio, lo que fuera) y salía al encuentro del profesional que lo hacia pasar al estudio como “cliente”, llegaba se anunciaba a la secretaria, prácticamente no esperaba, generalmente el “doctor” despedía hasta el otro día a la secretaria y se quedaba con “su último cliente”, así las cosas siempre transcurría mas o menos lo mismo, en el piso de la oficina el se arrodillaba y empezaba una fellatio digna de película porno, mientras el doctor hablaba por teléfono, -generalmente con su señora-, la situación los calentaba muchísimo, pero el se sentía culpable (mi paciente) de ver que desde los retratos y cuadros colgados en la pared, una familia “hermosa” digna de una serie americana, que lo miraba y escudriñaba durante toda la sesión de mimos orales.
Veía su anillo de casamiento cuando con el pene en su mano le pegaba en la cara. Le agradecía porque esa mamada hacia la diferencia de su día,  la descarga era bien recibida ya que a la bruja no le gustaba nada hacérselo. 

El abogado cambiaba automáticamente de humor cuando eyaculaba y lo invitaba presurosamente a abandonar el edificio, so pretexto del riesgo que corrían, -que corría el doctor- literalmente.
Este no es un relato del siglo pasado, es de este año. Estas cosas aún pasan.

Los heterosexuales son visibles, los homosexuales somos invisibles, SI TODAVIA HOY, con el matrimonio igualitario, ya sancionado, todo el mundo, salvo prueba de lo contrario, asume la heterosexualidad de quien tiene enfrente.

Sólo recientemente las personas gays hemos obtenido una cuota de visibilidad, razón por la cual muchas personas suelen pensar que existe ahora una igualdad aunque todavía no es posible para la mayor parte de los homosexuales identificarse como gays abiertamente en sus trabajos, lugares de estudio, con las amistades, la familia, etc.

Una paciente casada con su pareja, decide mandar al colegio de su infancia, (colegio religioso) a la niña que tienen en común, consultada la “otra madre” no opuso resistencia al pedido de mi paciente. Todo iba bien hasta que llegado el momento de llenar papeles para concretar la inscripción tuvieron que blanquear que mamá y papá, debían ser cambiados en el formulario por mamá y mamá, ellas estaban dispuestas a tachar lo que corresponda al entender que la mayoría de los niños tenían un papá y una mamá, pero la escuela no y les recomendó llevar a la niña a otro colegio. Ellas esgrimieron estar casadas y hablaron de todas las leyes aprobadas, pero ahora se encuentran con representación legal y efectivamente la niña se encuentra en otro colegio.

Será una lucha de las nuevas generaciones, que no saben quien fue Carlos Jauregui, que no entienden porque le ponen su nombre a una estación de subte, no a cualquiera sino a la de Santa Fé y Pueyrredón, esta generación que ya ha nacido con cierta igualdad de derechos, pero que se estrellan con la realidad cuando los subestiman en sus trabajos, lugares de estudios o actividades varias y llegan al consultorio sin entender aún porque los están discriminando, que de eso se trata. DISCRIMINACIÓN.

Es que tenemos un sistema jurídico que “adelanta” con respecto a la mentalidad que todavía impera en la mayoría de las personas, y muchas veces quienes estamos en Capital pensamos que todo se ve de la misma manera en el territorio nacional Argentino. NO ES ASÍ. Tengo muchos pacientes que se analizan por skype, porque créanme no es lo mismo ser gay y tirar pluma en CABA, que en General Levalle, Córdoba. 

La invisibilidad es una característica fundante de la identidad homosexual, aunque hoy sea arduamente combatida desde el activismo de gays y lesbianas.  La invisibilidad empuja a la homosexualidad hacia el “closet”, hacia lo privado, y de hecho es muy común escuchar decir a alguien que respeta a los homosexuales porque la sexualidad es algo privado. 


Esta postura seudoliberal no es más que una hipocresía que obvia el derecho que poseen los heterosexuales a exponer sus deseos públicamente en oposición al silencio que se exige a gays y lesbianas.Esta relación entre heterosexualidad y mundo público se encuentra sellada legalmente, ya que es corriente que la homosexualidad sea permitida “en privado” pero que se penalicen sus manifestaciones públicas, a pesar de que en este momento se están ganando algunas batallas legales. Para ilustrar esto basta con pensar en las dos lesbianas echadas de la Biela:

Dice Belén Arena, una de las discriminadas:

“Le pregunté qué era lo inapropiado y me dijo que me calme. Le pregunté si era porque somos dos mujeres y me dijo que hable con el encargado. Me acerqué a hablar con este señor a decirle que me estaban discriminando por lesbiana. Me dice que lo que hacíamos no era apropiado para el lugar. Le pregunté qué era exactamente lo que hacíamos, que lo verbalice y le pregunté si era consciente que vivimos en un país con ley de matrimonio igualitario, y le pregunté por qué no le decía nada a la pareja heterosexual que chapaba en la mesa de al lado. Me contestó ‘sos una ridícula'”

El código napoleónico, en el que se inspiran gran cantidad de países, incluida la Argentina, estableció la permisividad de la manifestación homosexual privada y penalizó la publica.
Más allá de la ley de matrimonio igualitario, sigue siendo por caso incomodo ver a dos personas del mismo sexo comiéndose a besos en un restaurante que no sea del ambiente gay. 

Los anillos de boda, las fotos en las billeteras, sobre los escritorios, los cuadritos con fotos de los hijos, de las parejas, los besos en público, las caricias, las miradas afectuosas. La heterosexualidad tiene entrada libre a la tetera, basta con mirar la cantidad de alianzas que se ostentan en las manos de los “caballeros casados” dentro de ella. 

La legalidad inglesa, que pertenece a otra tradición ha permitido desde 1967 la homosexualidad, pero en privado. La ilegalidad de la homosexualidad en el ámbito público se expresa en muchos países a través de la prohibición de la publicación de materiales educativos que refieran positivamente a la homosexualidad  del impedimento de matrimonio entre personas del mismo sexo, de la censura de todo tipo. Hasta que no exista algún tipo de igualdad legal y no se desarrolle una cultura que denuncie al heterosexismo, no será posible la manifestación pública de la homosexualidad.

Es por esto que el carácter privado de la homosexualidad la empuja hacia aquellos lugares en los que lo público se encuentra limitado, disminuido, cercenado. Lugares que poco a poco se van ganando, pero queda un trecho largo por recorrer.

Ale K

Ale K

Licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays. Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. Tratamientos analíticos: Individuales adolescentes y adultos; parejas y grupos. Contactate a través de www.psiquiskype.com

Compartir
Latest Comments
  1. Jose Accion
  2. Ivan Mon Ivan Mon
    • Ale K Ale K
  3. Jose Accion
    • Ale K Ale K
      • Jose Accion
        • Ale K Ale K
          • Jose Accion
  4. Juan Manuel Di Laurentis Juan Manuel Di Laurentis
  5. Fernando
  6. Aldo
    • Patricio
  7. Jose Accion
    • Ale K Ale K
  8. Joaco
  9. Guillermo
  10. Jorge
  11. Sergio
    • Jose Accion
      • Ale K Ale K
    • Tomy
      • Jose Accion
        • Diego De Alzaga Diego De Alzaga

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE