Spa del Hotel Castelar. Veteranos al vapor.

Compartir
Ubicado en el centro de Buenos Aires en la hermosa Av. de Mayo 1150. Este edificio es histórico ya que por el pasaron un sin fin de hombres relacionados con la cultura, los deportes, política  y el quehacer nacional e internacional. Allí se alojó Federico García Lorca cuando estrenaba sus obras de teatro en Buenos Aires, en el cercano Teatro Avenida durante  los 6 meses que vivió en Argentina en 1933,  y se cree que en el sauna del hotel debe haber hecho de las suyas, (¡Si! ¡Ya en esa época los hombres lo hacían!). 

 

Por Federico Gastón | El Spa del Hotel Castelar, ubicado en Avenida de Mayo 1150, ya ha sido mencionado en este blog.
A continuación mi experiencia del día de hoy. La edad promedio de los clientes es de 60 años. Todos muy morbosos. El lugar es alucinante para los amantes de los hombres maduros.

Circuito de Hidroterapia + Masaje corporal de 30 minutos + Reflexología de pies de 15 minutos + Almuerzo o Merienda = $1000. Pero hay otras alternativas con descuentos.

La entrada con descuento sale 370 pesos los martes y jueves. Un pequeño lujo en estos tiempos pero que lo vale teniendo en cuenta la comodidad y si te gusta cojer en un lugar que no huela a mierda y es sumamente limpio. 

En cualquiera de las salas de vapor podes sentir como los ojos hambrientos te recorren y siguen ante cada movimiento de toalla. Todo es muy sutil y respetuoso. En la sala de sauna húmedo, en donde el vapor apenas deja ver las caras, es donde sucede la acción. Sentado en un rincón y forzando la mirada a través del vapor pude ver como un tipo pajeaba a los dos que tenia sentados a cada lado. Todo en silencio, con el único sonido de los borbotones de agua que generar el vapor asfixiante. Muy erótico.


Me fui de ahí para recuperar el aliento e hidratarme con un poco de agua mineral y me cruce con un muy interesante señor de 60 años (yo tengo 45). Intercambiamos miradas y dos palabras, ya que el código del spa es el silencio – nadie conversa. Nos sentamos a mirarnos y mostrarnos, descorriendo la única prenda que se usa en el lugar, una mínima toalla que cubre los genitales, de material muy fino que con el calor del vapor se adhiere muy sensualmente y sugiere erotismo a mas no poder. Luego de unos diez minutos, me susurra: “sos el más lindo del lugar. Me encantas”.
Con el ego bien alimentado y muy atraído por su bigote, sus canas y su generoso pene, me dispongo a seguirlo. Me guía hasta un baño ubicado en la parte de atrás de spa. Entra él primero. Luego yo. Entramos a uno de los cubículos y, ya sin toallas que nos separen, nos trenzamos en un abrazo, beso, apoyada, masturbada, manoseada y vuelta a empezar. No se cuanto tiempo estuvimos dándonos puro cariño y excitación, pero probablemente no fue mucho ya que la calentura nos consumía. Llegamos a tremendo orgasmo silencioso besándonos y salpicándonos con nuestras acabadas. Tremendo. Nos volvimos a entoallar y de ahí a las duchas.
Solo restaba vestirse, encontrarnos en el hall del Spa y salir a una Buenos Aires que nos encontraba muy relajados, como solo un baño turco y sexo caliente puede dejarnos. Un beso y un recuerdo para atesorar.

Teteras recorridas por los lectores

El lugar compartido por TODOS los lectores para intercambiar #TETERASDATA de los lugares que recorren con datos ciertos y experiencias vividas sobre TETERAS Y LUGARES que están probados.
Manda tu data a USANDBATH@GMAIL.COM

Compartir
Latest Comments
  1. jorgef
  2. Jose Luos
  3. Palermo
    • Daniel B Daniel B
      • Palermo
        • Sex Hunter Sex Hunter
  4. 43Saunero
  5. Sex Hunter Sex Hunter
    • Alfredo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE