Siempre te recuerdo Sebastian…

Compartir

angel sebasHoy recordé como nos conocimos, no sé porque pero hubo algo que me hizo evocar ese momento, tal vez creer verte nuevamente en el subte, la D donde nos topamos cara a cara, tu sagacidad para moverte entre las gentes, un viernes a la tarde, tú procacidad al acercarte y manotearme directamente el bulto, tú “darlo por hecho” al hacerme bajar en la “próxima” cuando todavía nos faltaban varias estaciones, tus ganas de vivir rápido, y dejar un lindo cadáver.

Aquella tarde de abril cuando nos conocimos comenzábamos a vivir un amor de esos que no se creen, que terminó en casamiento, me gustó tu promiscuidad en la cama y afuera, me encantaron tus dotes para que todos nos vieran, en los baños del sauna, del gimnasio, en la D y la H, me gustó formar parte de ese espectáculo y contra todos mis miedos, me gustó compartirte en la cama.
Me gustaban tus comidas y la conjunción de sabores.
Teníamos intimidad, aunque no estuviésemos solos. Me volviste fiel, sin esfuerzo.
Te agradezco todos los momentos, los que ya no tengo, por soportar mis broncas, mis cabronadas, mis guarradas más grandes y mis pendejadas, te recuerdo diciendo improperios aunque no tuvieras razón, me dominaba pelearte, para reconciliarnos.
Un año de amor, es algo importante y otros de dolor para recordarte.
Recuerdo la vez que nos dijimos de todo camino a mi Córdoba –a la que no llegaríamos-  ese enero caliente, hace 4 años, tus celos, los míos y quien sabe que cosas.
Recuerdo el auto parado en la ruta corcoveándose al ritmo con nuestros cuerpos unidos, recuerdo mi semen chorreando en tú cara, risueña y pícara que me sigue mirando.
¡Se me olvida tú olor que ya era mío!
Recuerdo el auto retorcido en la ruta, tú semblante níveo y estático, tus ojos abiertos por los que se te iba la vida, recuerdo la sierra cuando nos separaron, después de la curva.
Nunca más te volví a ver, no me dejaron, seis meses les llevó decirme lo que ya presentía, cuando te aparecías resplandeciente en mi sueño… inducido, diciendo que caminara y viviera. Te fuiste ese 3 de enero, en esa curva cuando un auto se nos vino encima, y me pregunto:
¿Para qué sigo con vida?
¿Qué pasión puede abrirse a mí ahora que ya te he conocido?
¿Para qué recuperarme si me he quedado sin alma?
Tardé casi un año pero me levanté y caminé, como Lázaro.
Estás inscripto en cada herida de éste, mi cuerpo. Volví a nadar. Me fui de Argentina…
Estando en casa me puse al día: con el sexo, la vida y la bronca, hago terapia, pero igual no me alcanza. NO me comprometo ni planeo hacerlo.
Esa tarde en la ruta, te llevaste mi corazón, solo me dejaste un cuerpo…
Lautaro Anchorena

Periodista, fotógrafo y argonauta de la vida, noviando con Diego, CEO fundador y editor de este sitio, ahora devenido en pagina, que mantengo y desarrollo con un grupo de gente maravillosa, al que le brindo dedicación exclusiva desde el año 2009.

Compartir
Latest Comments
  1. Lautaro Anchorena Lautaro Anchorena
  2. Juan Manuel Di Laurentis Juan Manuel Di Laurentis
    • Lautaro Anchorena Lautaro Anchorena
  3. DANIEL
  4. NYLBadmin
  5. Miguel Lopez
  6. andres river
  7. NYLBadmin
  8. Salvador
  9. Anónimo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE