Rimming, el clásico beso negro

Compartir

rimmingParece que el sexo anal está de moda, algunos afirman que les encanta, a otros les repugna sólo la idea de pensarlo, otros tienen una actitud ambigua que oscila entre el temor al dolor y el deseo de experimentar esa relación, otros son primerizos y les gustaría probarlo. Algunos cuando prueban no lo dejan…

Primero hay que vencer los tabúes, después la falta de educación acerca de cómo tener un sexo anal satisfactorio y, por último, tiene que haber una especie de aprendizaje a disfrutar esta forma de sexualidad tanto para hombres como para mujeres.

Se puede decir que la mayoría de las parejas que se inician en el sexo anal no lo continúan practicando, fundamentalmente, por el desconocimiento a como realizarlo satisfactoriamente, por eso no vendrán mal algunos consejos de cómo tener una relación anal satisfactoria, de alguien a quien le gusta darlo y recibirlo.

En muchas ocasiones cuando tenemos sexo con alguien bisexual notamos como agradecen estas practicas, que tal vez no pueda llevar a cabo con “su mujer” por no menoscabar su hombría.

Se le llama “beso de colibrí” porque estimula el perineo (base de la pelvis, entre los genitales y el ano de mujeres u hombres) y la lengua penetra el ano profundamente, simulando la manera en que esta ave succiona el néctar de las flores.

La humedad, fricción y temperatura tibia que la boca posee al contacto con zonas erógenas como el perineo o el ano puede resultar tan placentero para las parejas, que termina por ser una de sus prácticas sexuales favoritas.

 

El famoso “69” (con la boca en los genitales de la pareja) y la de “perrito” (donde tu pareja de espalda aguarda para ser penetrado) son las posturas más recomendables para que el anilingus resulte la estrella del sexo oral.

 

Consejos para practicar el “beso negro”

El “beso negro” es una de las mejores formas de estimular un culo solo por adorarlo o por si es un paso previo al sexo anal. En un culo estimulado previamente entras de una.

Para dar un “beso de colibrí” podes comenzar acariciando y jugueteando con los glúteos de tu pareja a través de la masturbación, pasar a sus genitales para luego ir con tu mano poco a poco hacia el perinéo. Una vez allí, mandale estimulación al ano frotando suavemente con tu dedo medio o tu lengua en movimientos circulares. Literalmente: se derriten!

Usa la lengua para masajear el perineo y tu boca para chupar y disfrutar del rimming, el cual podes seguir alternando con la masturbación por otras partes del cuerpo convirtiendo la experiencia en una explosión de sensaciones que causarán el orgasmo. Tomate todo el tiempo que puedas y escucha los gemidos.

 

Tengo una lengua en mi culo!

rimming

El lamer el trasero, succionar dentro y alrededor del ano, e introducirle los dedos impregnados con lubricante con suavidad, ayudaría a dilatar y relajar el ano que va a ser penetrado, esto reduciría la sensación de dolor inicial a la penetración.

Es una forma muy íntima de explorar el ano y esto se aplica a ambos miembros de la pareja.

Los miedos a lamer son más mentales y relacionados al olor, sabor y preferencias personales, para que esto sea más placentero. Lo mejor es que ambos deban tomar una ducha para eliminar cualquier olor.

rimmingEl bordear el orto con la lengua es extremadamente excitante, porque la abertura del ano es muy sensitiva y los labios y lengua muy expresivos. Es tan fácil como chupar una concha (si te gusta) y las mismas acciones crean reacciones placenteras.

Gentilmente pasá los labios sobre el agujero o succioná en la abertura y relajando el ano, como si  fuera a cagar. Esto expandirá la abertura y le dará más área para poder insertarlo lo más profundo, hasta donde la lengua pueda llegar. Hacé un movimiento rápido con la punta de la lengua y es agradable si se hace con inserción profunda de la lengua.

Después de todo lo anterior ya estás para entrarle cómodo! 

Mariano Sepulveda

Periodista, Abogado, estuve ligado a la música y al deporte, llegué a jugar fútbol soccer profesional. He escrito en periódicos y guiones para televisión.
Involucrado en el show business y fanático de River, emprendedor, ansioso y en ocasiones demasiado honesto, amante de los viajes. Padre soltero con dos hijos…

Compartir

7 Replies to “Rimming, el clásico beso negro”

  1. De sólo pensar en meter mi lengua en un culo peludo que esté totalmente limpio pero bien lleno de transpiración al igual que una chucha con olor a marisco me pingo al palo. y si además el chabón está con olor fuerte en las axilas y la pija cochina, me enamoro jajaja

  2. A mi me gusta muchísimo hacerlo y que me lo hagan….. personalmente puedo gritar de placer y no paro de moverme por el gusto que me produce una lengua en el ano, mordidas en las nalgas etc. por eso me gusta hecerlo a otros. He encontrado hombres a los que jamás se lo habían hecho y que se vuelven locos de placer…creo que el ano es ms sensible que el pito….. desde luego la higiene es fundamental…. ah y me gusta mucho mas comer culos peluditos que afeitados…no se, cuestión de morbo debe ser…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE