Recuerdos de teteras

Compartir
recuerdos

Me he comido y me han comido la pija…

Yo fui muy tetero cuando chico. Pero un día se me paso. Igual no dejaba de pasar por algún baño publico de estación de tren, el de Villa Luro por ejemplo, allí conocí la que fue mi primer pija en la boca, luego el primero  que me cojio. Era habitué, siempre tenia a un grupo de varoncitos calientes  detrás mio o en la boca.

Era pendejito, se me veía bastante bien, tenia muy  buena cola y era bien calenton, los flacos se querían casar conmigo. Una vez un turquito que me cojio por casi dos horas en los yuyales aledaños y que me dejo todas las marcas del universo en las nalgas y en la espalda me  había suplicado que fuera su novio. Era un dulce, me cojio muchas veces y  al final, aun cuando me gustaba mucho, deje de darle bola.
El iba a ese baño a buscarme.

Recuerdo otra vez de un chongazo en un cine desaparecido sobre la calle Corrientes y Esmeralda, subterráneo, fue “EL” cine” como el  Victoria pero allí se cojia en las butacas , en los pasillos, en los baños  y los varoncitos que iban a buscar culos de pasivos estaban mortales. A veces no se podía entrar de tanta gente cojiendo y mamando. Adentro donde estaba la pantalla de proyección. No había cine porno. Hermoso chonguito rubio, machotazo, fuerte, me agarraba todo el cuerpo desde donde el estaba , atrás  mio, y me abrazaba para enterrarla mas a fondo “hermoso”.

Y hay miles de  historias teteriles que han pasado, como las de las Universidades. Económicas, Medicina y Derecho a la cabeza.

Psicología era una lágrima, yo  estudiaba allí y debo haber vista alguna verga exhibida a propósito una vez en mi vida. Muchos años después cuando hice el profesorado habían cambiado las cosas, se hacia en la facultad de ingeniería de Av. Las Heras, allí me garcho un flaco auxiliar con muy buena poronga, desesperado y otro flaco colega grandote que media como dos metros de alto, perverso y pijudo.

Estimulado por este blog pase como quien no quiere la cosa por el baño de la estación Independencia. Había exhibición de ganzo al palo. Un madurito  -muy buena facha- me miraba, la tenia muerta pero se hacia la paja, había otro con una verga descomunal, el tipo estaba buenorro, madurito y me la mostraba para que me atragante, pero entro uno a mear y todo se desbando.

Se fue el que ofrecía y el resto se quedo pero no me interesaba nadie.
No daba para hacer nada, tengo a mi chico que me atiende muy bien, pero el olor a “Flores en el orin” me conmueve y me recuerda otras épocas.

Mariano Sepulveda

Periodista, Abogado, estuve ligado a la música y al deporte, llegué a jugar fútbol soccer profesional. He escrito en periódicos y guiones para televisión.
Involucrado en el show business y fanático de River, emprendedor, ansioso y en ocasiones demasiado honesto, amante de los viajes. Padre soltero con dos hijos…

Compartir
Latest Comments
  1. Tomás
  2. Sex Hunter Fernando River

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE