¿Que nos pasa a los hombres? En UBER con un HETEROFLEXIBLE

Compartir

Siempre que paso por una remisería o por un lugar donde paran camioneros, me viene una única idea a la cabeza: quiero que me enfiesten.

Resulta que el otro día había salido con mi novia a comer. Tipo 11 PM pedimos un UBER (habíamos demorado cierto tiempito en conseguir uno disponible) y la idea era dejarla a ella de paso y luego seguir mi destino a casa. Llega el auto en cuestión. Subimos, el chófer era un tipo que rondaba los cincuenta años, bien mantenido de tez trigueña, alto, medio robusto, la verdad que nada impresionante pero me morbosea esa onda. Ya al verlo me di cuenta que el tipo tenia onda. Cuando subimos habló un poco con los dos, PERO me miraba por el espejo retrovisor del auto, me miraba con unos ojos picaros…

¡Levante la mano el remisero que no se comió un puto…!

Dejamos a mi novia en su casa. Sinceramente, no tenía intenciones de avanzarme al chófer pero comenzamos a hablar y la charla se desvió a los putos: “anoche, del río tuve que llevar a 2 trolas… jaja”, -me dijo- y ese fue el puntapié para encarar el tema. (Yo tengo una teoría que es que hay que estar atentos a las señales, que las hay y son muchas, en este caso era la entrada y la picardía con que el remisero quería entrar el tema…)

Yo: – pero siempre fue así, van al río a coger, sean putos o no.

Él:- si… pero a veces vienen medio entregados los putos…

Yo:- ¿Por qué lo decís?…

Él:- na… jajaja… ¿quién no se comió un puto, hoy en día? (A todo esto, yo estaba en los asientos de atrás aún. Me miraba por el espejo.)

Yo: – y…  no…..seeee…. Depende de cada uno, ¿no? (ya acá me puse nervioso)

Él:- Che, ¿no querés pasarte adelante? No escucho nada

Bajé del auto y fui hacia el asiento acompañante. Le miré sin descaro el bulto, (quería que se diera cuenta de mis intenciones). En el trayecto que yo me cambiaba del asiento de atrás al de adelante, noto que el tipo se baja la bragueta, una bragueta exultante que explotaba, con una pija que pedía aire.
Me hablaba, pero le tiraba miradas hacia la pija de vez en cuando sin intenciones de ocultarlas. Yo retomé el tema

Yo:- siempre está la tentación… para mí no está mal. Somos libres de encamarnos con quien quisiéramos. Yo probé…

Sentí como le cambio la mirada, apretó un poco los dientes. En realidad era más que “un probé”, mi primera vez fue a los 17 años, y ahora tengo 26. Ya estuve con muchos hombres, me enfieste y me enfiestaron algunas veces. Desde que me puse de novio, deje de buscar machos. Me gustan activos.

Él:- aaaah mira vosssss! Tené cuidado -me dijo- porque yo soy un HETEROFLEXIBLE

Había tensión sexual en el aire. Me animé y le agarre la poronga, media dura. Se la masajee despacio. Más precisamente, a un costado de Acceso Norte se detuvo, y me dispuse a chuparle la pija. Toda la pija. Hasta los huevos. Su olor era exquisito, como una droga, huevos grandes y la poronga era una roca grande como un obelisco. Sentía su respiración, toda la calentura junta. En medio de la noche, arrodillado al costado del auto, sintiendo el ruido de la ruta, le estaba mamando la pija. Me levantó y me apoyo arriba del capó.

Me dio una cojida violenta, dura, lubricada solamente por la terrible lamida de ojete que me dio y los escupitajos que descargó en mi culo antes de ponérmela a los chirlos, me hizo gritar como un puto que le pedía más y más pija. No pude aguantarme y le chupe la poronga hasta sentir el lechazo en la cara, me tragué cuanta leche pude. Me quedé arrodillado, mirándolo a los ojos, lamiéndole la
verga, chupándole los huevos, aun con leche en mi cara y mis labios. Se reía, acariciándome la cabeza y me decía: ¿te alimentaste bien putito?
Él sabía que se había metido a un putito en el bolsillo y yo sabía que él era el tipo de macho que me encanta. Nos subimos y me
llevó a casa.

Cambiamos números. Pegamos mucha onda, está más que claro que quiero repetir la historia muchas veces más.

Al bajar me dijo:

-“Che… a las 6 AM termino. Si querés, un día cuando termine de laburar, te invito a casa. Puedo llevar amigos ja ja…”.
-Me reí, y le di el OK.

Apenas entré a casa le mande un whatsapp.

Facundo

Relatos de los lectores

Un lugar para que todos esos relatos que sean fantasías o no, puedan materializarse y compartirse con todos los demás… Historias que se repiten, pero que tienen el condimento único del que las escribe y las vive, Historias increíbles, y otras que se suman a una terrible y única realidad. Tus historias.

Compartir
Latest Comments
  1. Dana Gay DANA_GAY
  2. Sex Hunter Sex Hunter
  3. mati
  4. al
  5. Luks

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE