Perdido muy perdido, entre San Juan y San Pedro: Soledad

Compartir
Entre San Juan y San Pedro
hicieron un barco nuevo
El barco era de plata,
y su quilla era de acero
Bred Sinclair
Bred
Tarareando una canción que me cantaba mi abuela cuando era chico, me puse a pensar en lo que me pasa con los flacos, actualmente. Juan Pablo es un chico que conocí hará unos 7 meses online, justo coincidiendo con la ruptura con mi exnovio Pedro. Juan Pablo era un chico de melena larga y negra, de Rosario. Era amable, divertido, le gustaban los videojuegos, dibujar.

Estrechamos lazos de una forma muy rápida, como no lo había hecho con nadie en mucho tiempo. Y de la amistad surgió el cariño, y empezamos a tener una onda con mucho sentimiento. Al vivir en Rosario con Juan Pablo, nos veíamos en contadas ocasiones, pero estábamos muy bien cuando lo hacíamos, el coge muy bien, pero aparte como yo hacia noche allá cuando iba, nos conocimos mucho en lo personal, más allá de la cama, había muy buena vibra y nos la pasábamos muy bien. Fue muy intenso.

En una noche oscura,
cayó un marinero al agua, 
y se le aparece el demonio, 
diciéndole estas palabras:

Juan Pablo y yo íbamos camino de tener una relación cuando Pedro apareció de la nada, pidiéndome volver, y tras muchos días le di a Pedro una segunda oportunidad.

Que me darás marinero,
si yo te saco del agua?
Yo te daré mi navío,
cargado de oro y de plata

Eso paralizo mi relación con Juan Pablo, y con Pedro, dejándolo en “onda” con ambos hasta decidir que hacer o con quien quedarme. Los días pasaban y yo no me veía capaz de hacer daño a ninguno de los dos, no quería herirles. Grave error.

Yo no quiero tu navío,
cargado de oro y de plata.
Yo quiero que cuando mueras,
a mi me entregues el alma.

Pasaron los meses y finalmente me quedé solo.

Pedro me volvía a dejar, y tras una charla en un intento mío de dejarle para siempre, descubrí que el se sentía igual que cuando me dejó, y que por eso era inviable volver a tener una relación con él. Nuestra relación no había avanzado.

Dos días más tarde me enteré mediante Instagram que Juan Pablo había pasado de mí para irse con otro, y así es, no me lo dije, me enteré por instagram.

Y así se resume brevemente como en 6 meses sigo igual de solo que tras la ruptura o incluso más. Así que por intentar no hacer daño a ninguno, por no querer relación en ese momento, y aún esforzándome al máximo con ambos, acabo sin nada. No se que hago mal, por que esta vez he sido muy bueno con ambos, estando por ellos, cuidándoles, animándoles, etc. Y aún siendo lo mejor que he podido ser, tras todo el esfuerzo, han preferido dejarme de lado.

Estoy exhausto emocionalmente, no tengo a nadie. Miro atrás cuando lo tenía ¿todo?, y veo como lo he perdido todo. Me he quedado solo, y llevo 3 años de relación y 7 meses de approach, no se estar solo, no se que tengo que hacer, con quien hablar cuando lo necesito, que hacer con todo el amor que tengo por dar. No tengo ni idea, solo siento un vacío dentro de mi que me hace no quererme. Que me echa luego a andar de tetera en tetera y fiesta en fiesta, teniendo polvos con gente que cuando estoy vestido no conozco, volviendo a mi casa más vacío que cuando salí a tetear…

 

El alma se la entrego a Dios,
el cuerpo al agua salada
y el corazón que me queda,
Al fondo de la nada…

Estoy perdido, no se que es lo que tengo que hacer ahora. No se que he hecho mal esta vez. Ya no se nada, solo quiero ser feliz.

Bred Sinclair

27 años, profesor de profesión, estudiante en la vida (Aun me falta mucho por aprender) amante de libros y películas de ciencia ficción, amateur en todo lo relacionado al amor en busca de su media naranja pero mientras tanto pruebo otros cítricos…

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE