Parejas abiertas: Se acabó el deseo. ¿Como nos abrimos?

Compartir
Éramos pareja abierta… -dice Nahuel- ya llevábamos unos años que apenas teníamos sexo entre nosotros. Las rupturas casi nunca son culpa de uno solo pero, en lo referente a la apertura de la pareja, quizá sí que haya algo de lo que hablar. Esto de abrir la pareja puede salir muy bien… o muy mal si no sabe hacerse. Creo que, en este duelo tuyo, lo mejor será que analicemos la relación.

Ale KLas razones por las que una pareja puede permanecer unida suelen ser muy variadas pero, en nuestra cultura y en el presente momento histórico, la mayoría de parejas que se mantienen, lo hacen en base a que siguen experimentando algo que conocemos como “amor”. Lo habitual es que, como muchas parejas afirman, su amor cambie con el paso de los años y pase de ser un amor eminentemente sexual a convertirse en un amor más basado en la intimidad y en un proyecto compartido.

parejas

La historia natural del amor es un proceso que se inicia con un estallido hormonal y neuroquímico donde la norepinefrina y la dopamina nos vuelven semiobsesivos y hacen que busquemos sin descanso la compañía del amado. Tratamos de superar cualquier obstáculo (distancia, inconvenientes, horarios, etc.)

Tras el orgasmo liberamos oxitocina, la misma hormona que segregan las mujeres en el momento de dar a luz. El deseo de hacer cosas en su compañía, además de para estar todo el día dale que dale, sirve para que promovamos situaciones en las que compartiremos tiempo y nos comunicaremos. Y comunicarse permite conocerse, conocerse permite evaluarse y, evaluarse, permite saber si él es un hombre con el que podamos desarrollar un proyecto de vida que sintamos compartido.

¡Y de ahí resulta que tanto garche tiene como finalidad entrelazarse en un proyecto futuro al que nuestra cultura ha llamado matrimonio! Y es un proyecto largo, porque la crianza de nuestros bebés lleva años hasta que son autónomos… por eso la naturaleza prepara enamoramientos de varios años de duración. No vale que me digas que lo de reproducirse es cosa de heteros, a estas alturas del siglo a nadie le cabe duda de que algunos homosexuales también formamos familias…

Sin embargo, el deseo… el puro deseo sexual no es algo que se mantenga durante años, pretendemos que la misma persona nos proporcione seguridad, estabilidad, confianza… ¡y deseo, aventura y sorpresa!

Mantener el deseo sexual en relaciones a largo plazo necesita de un continuo esfuerzo por ambos miembros de la pareja para conciliar la paradoja de pedir a la misma persona que nos provoque emociones antagónicas como seguridad-sorpresa o ternura-morbo. Así que, para hacer perdurar el deseo sexual durante tantos años, las parejas necesitan recurrir a todo un abanico de recursos (y mucha inventiva).

Cuesta un poco más en esta era adictiva de redes sociales donde el otro esta a un click de distancia, De hecho, la ingente necesidad de estar continuamente conectados y de responder inmediatamente a los mensajes de los amigos, hace que la pareja se distancie, pase cada vez menos tiempo de calidad en compañía y se cree una barrera que bloquea la comunicación.

parejas-abiertas-2

 

Y, entonces, ¿qué hacemos?

Las alternativas son muchas y, con facilidad, encontrarás ejemplos de parejas que han optado por una u otra. Intentaré resumir en base a lo que oigo en consulta.

  1. Fin de la relación, todo tiene un final todo termina: la pareja ha perdido el interés mutuo, ya no se dicen nada el uno al otro y creen que es mejor dejarlo y buscar otros hombres con los que reiniciar sus respectivas vidas amoroso-sexuales.
  2. Siguen juntos y asexuados: ya no tenemos sexo y, ni siquiera, lo buscamos. A veces miramos porno (por separado) o nos aliviamos con una paja. Con eso ya nos sentimos sexualmente satisfechos. De esto hay mucho
  3. Nos lo organizamos: somos conscientes de que una vida sin sexo con otras personas no es lo que queremos y tratamos ponerle remedio. En ese caso vamos a encontrar dos alternativas:
  • A. Busco sexo pero sin hablarlo con mi pareja. Es el típico caso, todos hemos oído de alguno, de “… -mi marido y yo hace tres años que no garchamos y yo me lo busco por mi cuenta… ¿qué hace él? pues imagino que también se lo buscara por otro lado pero no es algo que hayamos hablado”.
  • B. Sí lo hablamos entre nosotros y decidimos que nuestra mejor opción es:

Lo solucionamos juntos. Queremos renovar la pasión en nuestra relación y consultamos libros, webs, terapeutas, etc. para volver a disfrutar del sexo apasionadamente entre nosotros. Nuestro modelo es el monógamo cerrado y queremos que así siga siendo. Interpretamos nuestras fantasías, probamos nuevos lugares, inventamos juegos… pero siempre entre nosotros dos.

Abrimos la pareja. Esta es una de las alternativas más frecuentes entre los gays pero también una de las que generan más problemas si no se mantiene siempre el deseo y la sincronía interna de la pareja.

  • Con el tiempo alguno de los integrantes quiere parar y el otro no.
  • NO caen bien las elecciones del otro.
  • El que quiere seguir en la relación abierta se siente traicionado por el otro.

parejas-abiertas-4

  • C. PAREJAS HETEROSEXUALES: Hago una aclaración en este punto de algo que veo siempre en la práctica, tienen más chances de perdurar en el tiempo las parejas HM en este punto.

Se preguntaran: ¿Por qué? Yo también lo hice.

Creo que es por la diferencia de género. Una vez hablado el tema en general al hombre le fascina ver la libertad que puede llegar a tener sexualmente su mujer, al hombre heterosexual le fascina ver a su mujer gozar y hacer gozar a otro hombre (le gusta enfiestarla) y transformarse en compañeros sexuales de aventuras. Algunos prueban con ir a un cine porno. Otros a establecimientos acondicionados especialmente para swingers. Esta mujer alejada de los mandatos arcaicos heredados se presenta de otra manera ante su marido, de alguna forma se rescata como mujer luego de años de ser madre nutricia, de ser la criadora de vástagos, de cuidar la prole, (algo sumamente importante que se inscribe como EL proyecto de la pareja, que los impulsa al futuro, el apellido, la transcendencia). Muchas recuperan la vida sexual que dejaron olvidada con el rol de madre. Algunos lo logran y créanme son muy felices.

Ale K

Licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays. Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. Tratamientos analíticos: Individuales adolescentes y adultos; parejas y grupos. Contactate a través de www.psiquiskype.com

Compartir
Latest Comments
  1. Jose Accion
  2. Jose Accion
  3. Sex Hunter Fernando River

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE