Nuestra promiscuidad

Compartir
Hay dos tipos de gays y los dos se odian mutuamente: los que cojen como conejos y lo cuentan todo, y los que cojen como conejos pero lo niegan todo. Los primeros están orgullosos de sus conquistas y su sexualidad incontrolable y piensan que los segundos son unos amargados, retraídos y super-pasivos que quieren ir de santitos cuando en realidad son más putas que las gallinas.

promiscuidad

Mariano Sepulveda

Hablando en un sentido antropológico la diferencia entre un homosexual y un heterosexual es la diferencia de su objeto de deseo.

Años de historia avalan que en todas las culturas y todas las épocas la existencia del matrimonio se cimentó como institución -y esto es así, aunque hoy no parezca que lo fuera- indisoluble, de por vida. El matrimonio indisoluble es una indicación de un estado superior de una civilización, lo contrario es una degradación. Nuestra cultura actual, en esta materia, no es superada sino degradada, mal que nos pese.

Lo que quiero decir es que el varón y mujer  contenidos en la normalidad (o sea  heteros) históricamente encontraron un cauce y contención a su pasión y deseo, que se contenía en el matrimonio. Institucionalmente y socialmente la violación a él (el macho) era castigada; el adulterio llegó a ser delito criminal -con pena de muerte para la mujer, con otras penas para los varones, mas tenúes ya que la infidelidad siempre se consideró como menos grave-.

Creo que aquí nace discurso homofóbico; la afirmación de que los putos son afectos a la promiscuidad.

Opino como dice mi analista que: la elección sexual es una construcción.

La culpa católica me parece que no a todos afecta, en tanto no todos son católicos ni religiosos practicantes, pero sí esta presente en nuestra cultura el claro-oscuro que la sexualidad es mala y en tanto eso se plantea como tabú.

Nos entretiene y nos atrapa la atención. Las relaciones interpersonales dependen de mucho más que de la sexualidad y no pueden reducirse a esta.

Aquí me llevo por delante los colectivos travestis y gays (con sus acoplados musculocas, nerds y osos), y aún los heteros que se relacionan entre si como una manera de preservarse y de no ser afectados por lo externo en ambos casos. Esa defensa desde la elección sexual nos impide ver y luchar y a veces vencer nuestros propios miedos. ¿Porque mis amigos deberían ser todos gays o todos heteros o todos iguales?  (Esta pregunta me quedo colgada después de la columna de Ale K sobre Pansexualismo…)
Prefiero hacer el grupo de los felices, el de los divertidos, el de natación, el de mi trabajo, el de mi secundario, el de mi barrio y así ad infinitum…. y que nadie quede afuera.

Creo que entrar a la cama por el lado de las relaciones múltiples es una manera de no mostrarse, de no involucrarse y cualquier persona, más allá de su elección esta en riesgo. (Yo lo hice, cuando estaba pasando por momentos donde no me encontraba centrado en mi eje). Porque la mente está… aunque muchos crean que “solo ponemos carne” en la parrilla, aunque parezca que no nos va a pasar nada y “la reducción a cacho de carne” puede dejar heridas psíquicas profundas. Y carnalmente tal vez una ETS. 

A esto sumale el drama de la homofobia dentro del mismo ambiente gay.
La eterna lucha. Siglos después, los gays aún seguimos divididos y confusos respecto al tema de la pasividad. Una vez más todo depende de ser o no ser masculino. Lo que, en este caso, se mide en base a quién es el que pone el culo. Los pasivos se quejan de que no hay activos de verdad, los activos se quejan de que los pasivos no son masculinos, y los versátiles son acusados de ser pasivos amanerados. Un drama que no tiene fin. ¿Vos de que lado estás?

Mariano Sepúlveda

Mariano Sepulveda

Periodista, Abogado, estuve ligado a la música y al deporte, llegué a jugar fútbol soccer profesional. He escrito en periódicos y guiones para televisión.
Involucrado en el show business y fanático de River, emprendedor, ansioso y en ocasiones demasiado honesto, amante de los viajes. Padre soltero con dos hijos…

Compartir

14 Replies to “Nuestra promiscuidad”

  1. buenisima la nota y. la culpa arranca con el judaísmo y luego la iglesia como una forma de someter a la gente,
    yo cuando estoy con alguien trato de escapar le a la mente y dejó mas espacio al instinto o la pasión o lujuria o como mierda se llame y por ahí sale el macho estilo honcho o por ahí sale la hija del panadero , chupo y me chupan acabo y me acaban cojo y me cojen trago y me tragan que soy? una simple persona q eligió vivir su sexualidad para pasarla lo mejor posible el ratito de vida q tenemos
    los títulos no sirven como no sirve la culpa
    vivamos locas!!!!!

  2. Mas alla de que creo que a los curas hay que matarlos o garcharlos no me importa si es pasivo o activo….. lo importante es que la chupe bien y nada mas!!!!

  3. Esa idea del catolicismo es central. Incluso en el catolicismo, y esto es muy relevante, el concepto es que la naturaleza del hombre esta alterada por el pecado original, pero a través de la gracia puede levantarse (y se admite la idea de santidad). Todos los que quedamos en “otras sexualidades” FUIMOS!

  4. Yo estoy del lado de lo que me produzca placer… teniendo la dicha de ser homosexual me voy a dejar de gozar entregando la pija o el culo? Con algunos se la meteré más o menos, o nada, con otros me la meterán más o menos o nada; pero de ahí a rotularme ¿No pedimos todo el tiempo que no nos rotulen?

    Cada cual que haga lo que le dé placer y si encuentra a un par que se lo devuelva mejor aún (digo, a un par, a tres, o más… jaja)
    Igual es verdad que acá quien jodió todo fue la Iglesia…

    Saludos

  5. Hay un dogma de la religión católica, hoy ignorado (incluso por los propios religiosos), pero que incluso esta incorporado a la sabiduría popular. El del pecado original. “El hombre es bueno, pero es más buenos si se lo vigila”, significa, en realidad, que el hombre es malo y hay que vigilarlo. Yo solamente activo que gusta de pasivos de verdad o mismos activos. El versátil me pone nervioso!

  6. Aca si hay un problema…, o como le quieran llamar, creo que NO es ¿qué sos? y si lo decis o no, creo que el problema es justamente "LA PROMISCUIDAD", entendida como la falta de cuidados al momento de tener sexo, y no si te la ponen o la pones, lo decis o no y si coges como conejo o basta una vez para ser promiscuo.
    Abrazos para todos

  7. Buenisima la nota! y eso que soy adicto a la pija!! Me bajo gente gay pero tambien mucho chongo hetero con esposa o novia que le encanta que se la mamen, a veces entrego el culo, pero me gusta más el sexo oral, me parece que me preserva, que no me involucro, cuando entrego el culo es como que abro mi alma, que tienen acceso a mi #interior# Me parece que hay mucho ahí para hacer, y para “normalizar” la vida de los homosexuales. Me parece que el ejemplo es claro: se dice “es homofóbico el que nos acusa de promiscuos”. Pero sí se hace un estudio sobre la realidad, homofóbico o no hay mucha promiscuidad. Y me parece que no esta bien. Y cuando digo que no esta bien, incluso lo hago por razones no morales sino de “vivir bien”. Los hetero han desarrollado una cultura de auto-control sexual. No es miedo. No tengo miedo, sino ganas, de garcharme a todas las minas y/o tipos. Pero me tengo que dar cuenta que quizás me estoy dañando terriblemente con eso….

  8. Me parece muy bien que distingas el aspecto sexual del aspecto romantico de apego e intimidad en las emociones humanas. el apego es universal y se encuentra en amistades y relaciones de pareja de distinta manera. la sociedad intenta minimizar este componente lo maximo posible restringiendolo unicamente al matrimonio. creo que este tema es importante. Yo prefiero no usar la palabra ‘amor’.

  9. Tengo un chongo tachero casado con el que garcho a menudo, nos hicimos amigarches y me llama una vez por semana como minimo y viene a casa a descargar… Siempre me dice que el hecho de estar conmigo hace que pueda atravezar la rutina de su matrimonio, que a la esposa la quiere, y a los chicos, pero que de garchar hace mil que nada… En consecuencia, el heterosexual promedio, con familia, suele tener una vida sexual bastante tranquila, si se quiere rutinaria, en un punto aburrida, pero contenida -a lo sumo con infidelidades que cuando peor, atacan sobre la familia-. Eso le da una virtud a su vida sensual, que se sublima en una experiencia vital más amplia que, por sus características, saca a la sexualidad de un lugar central. En materia sexual, los heteros, a partir de cierta edad también no dejan de tener todas las ganas -por la naturaleza caída- pero tienen poca oportunidades de desbocarse, por decirlo de alguna forma.

  10. Vamos a los importante… Queremos que la muestre Mariano, te quiero ver como un cacho de carne a la parrilla!!! Me leí toda la nota y me parece interesante, pero en el momento de la frase de la parrilla no pude evitar pensar esto!! 😉

  11. Entiendo entonces que la infidelidad no ocurre, o ocurre pocas veces, y con culpa. En el varón bisexual, es así, también. Una familia, en alguien con mediana ética pero también con mediano cerebro, es mucho más importante y valioso que una calentura con un macho o una hembra. En el largo plazo, estos varones muchas veces “caen” por su infidelidad y caen sus familias; en otros muchos no y se consolida. Igual que con los hombres hetero infieles. Ambos tiene una cuestión clave, el autodominio de sus pulsiones sexuales hacia la infidelidad, la sociedad les impone un mandato claro (no basado en un sentido moral, sino en una LEY social), serás fiel a tu mujer y tu familia, lo demás esta muy muy mal y es vergonzoso y dañino para vos mismo. Sumado a eso, el proceso vital -cuando se quiere- es tan rico que absorbe completamente, son demasiado los obstáculos para concretar el deseo sexual (infiel), empezando por el que esta en su mente que es “ser fiel a quien se lo prometieron, vivir una relación de exclusividad, el deber hacia los hijos,” etc. Y lo anterior le ocurre al varón más fiel, que no tiene el problema de la infidelidad, como al que suele ser infiel. Y el AMOR, del que se habla no es exactamente sexo, ¡claro!, es entrega, sacrificio, horas, momentos, proyecto común, cosas compartidas con gente a la que, como en un círculo vicioso, uno ama. El amor se construye todo los días, en la rutina, en los buenos momentos, y en algunas puteadas feroces también. Bah! creo digo ya que estamos delirando, me encantó la nota!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE