Mundo bizarro: el cine porno de Liniers.

Compartir

Ayer, alrededor de las 18 andaba por Liniers y me acordé del famoso cine de la galería. Era el último cine que me faltaba conocer. Entré a la galería, di vueltas y no podía encontrar la entrada. Como no me quería ir sin conocerlo, me metí en el sex shop y le pregunté al vendedor, donde estaba el cine. Sinceramente, si el tipo no me explicaba, no lo iba a encontrar. El cine está al fondo y a la derecha de la galería.

Tiene una puerta doble, negra, tipo boliche bailable. Al lado, está la ventanilla para sacar la entrada. Bajás una escalera y entrás al mundo más bizarro que conocí hasta ahora. Y eso que pensaba que el ABC era el más bizarro de todos.

Entrás y la escalera desemboca en los baños. Es decir, si no conoces, en vez de entrar a la sala, entras a los baños. La realidad es que la sala, está en diagonal a la entrada. La misma debe tener 20 butacas, de las cuales deben estar sanas 5. En la parte del fondo de la sala, hay tres o cuatro butacas más. El lugar, en general, es horrible. Mucha humedad, tiene goteras y el olor es penetrante. Tiene varios rincones oscuros. A la derecha de la sala, hay una escalera que te conduce al famoso balcón. Como está mal iluminada, hay que tener cuidado al subir. El balcón es un espacio amplio, que da a la sala. Tiene bancos y se ve bien la película. En todo el cine, éramos 10/12 personas. La película era antigua.

Subí al balcón y me siguió un pelado. Arriba me manotea, me bajo los pantalones y me la empezó a chupar. A mi izquierda, había un morocho que se estaba haciendo tirar la goma. Nos terminamos juntando, se armo una franeleado interesante. El morocho tenía buen culo, le metí los dedos y estaba dilatado. Él me devolvió la gentileza. Mientras nos tiraban la goma, nos dimos un par de besos y nos dedeábamos. Me puse un forro, y se la puse al morocho. La verdad es que yo no estaba al 100%. El lugar era tan tétrico, que me la bajaba. Así y todo le dí varios bombazos, hasta que se la sacó del culo, se calzó forro y me devolvió, otra vez la gentileza. Me la puso, bombeó rápido y acabó. Ahí se desarmó la ronda. Me aparté un poco, y el pelado que me la chupó al principio, volvió a chupármela, hasta que me hizo acabar.

Limpieza de rigor, y me fui al baño a lavarme las manos y la cara. Que decir del baño, creo que ni en la peor estación de trenes del mundo esta así. Inundado, sucio, papeles en el piso, sin ningún tipo de mantenimiento. En la sala había dos travestis (o intentaban serlo…). Uno, petizo, muy flaco, subió al balcón y se acostó en uno de los bancos. Cuando bajé, juro que estaba roncando. El otro, era flaco, alto, alrededor de 35/40 años, tenía una peluca mal puesta y solo estaba en tanga. Lo vi subir con un pibito a un cuarto que está a mitad de la escalera de salida.

Esa fue mi experiencia en el cine de Liniers. Creo que no voy a volver jamás.

 

Teteras recorridas por los lectores

El lugar compartido por TODOS los lectores para intercambiar #TETERASDATA de los lugares que recorren con datos ciertos y experiencias vividas sobre TETERAS Y LUGARES que están probados.
Manda tu data a USANDBATH@GMAIL.COM

Compartir
Latest Comments
  1. Carlo
  2. Maxi

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE