Se es más feliz fuera del closet?

Mi salida del armario, la historia de Fede.

Compartir
#EnPrimeraPersona | Mi armario, mi salida, mi historia | Fede |

Se es más feliz fuera del closet?

Tenía 20 años, en Buenos Aires Capital, logré salir del clóset primero con mi familia, luego con amigos. En aquel momento, estaba conociéndome con una chica y un chico. Si bien ya había tenido relaciones con hombres (netamente sexuales, nada sentimental) sentía que tenía que probar las dos cosas antes de decidirme. Grave error de mi parte, ya que forzar algo que naturalmente no estaba en mí complicó un poco más las cosas. A ella la conocía del colegio, a él de un Chat. Ella más chica que yo y el más grande, tu edad. Una vez que empecé a desarrollar sentimientos por él, me di cuenta que solo me gustaban los hombres. Me brindo un apoyo que necesitaba. Lo hablé con una tía muy cercana que en vez de respetar y conservar la novedad en “secreto” se lo comunicó a su hermana, mi vieja. Un pequeño gran favor en realidad me hizo ya que no sabía como encarar esto con mis padres. Sumado a una serie de penurias y cosas no agradables que venían pasándome (la relación con el chico se estaba diluyendo, se murió mi mascota a quien quería mucho, conflictos familiares externos) mi padre me vio mal y me preguntó que pasaba y si tenía que ver con ser gay. Le contesté que si y la relación mejoró muchísimo. Con mi madre, fue más difícil ya que tomo un par de represalias, no me hablaba y se distanció de mí por un corto tiempo. Finalmente se acercó ella con la pregunta y luego de una breve escena tele novelesca logro entenderlo. Los miedos de los padres eran de ellos y no míos. Nunca pude ni podré hacerme cargo de lo que digan los demás sobre mí. Cuando entendí esto pude transmitir confianza y templanza lo cual se plasmó en mi relación con mis viejos. Ahí comenzó este largo y lindo camino, primero por la familia, luego los amigos (mas accesibles y modernos), los compañeros de trabajo (mis amigos actuales), y así conocí el grupo de voley en Adapli (un grupo de deporte donde tu orientación sexual no te limita ni te hace menos o mas) y luego conocí chicos del “ambiente” (boliches gay) que al día de hoy los llamaría mis amigos se la vida.

Leé también “La historia de Agustin” 

Esta es mi historia resumida, el proceso obviamente fue interno y más largo pero los resultados al día de hoy son hermosos. Te la cuento ya que al momento de salir del closet yo analicé varias variantes, hipótesis de situaciones, intentaba analizar costo beneficios en la vida y finalmente me di cuenta que tanto pensarlo también me desgastaba internamente. Si necesité escuchar historias, algunas fueron buenas otras no tanto, de pueblos chicos, ciudades grandes, otros países y otras culturas, pero la tuya va a ser única y solo vos sos capaz de moldearla a tu gusto! Si ya empezaste por tus amigos es un gran avance, yo empecé por mi familia por un “tecnicismo” y porque muchos de los otros problemas que tenia ya los charlaba con la misma persona, la confianza es el factor clave pero siempre hay que ir con pie de plomo y no poner las manos en el fuego por nadie. Si consideras que tu familia puede apoyarte o que de verdad te resulta necesario contárselos sólo vos se lo podes decir, ellos si de verdad son comprensivos también entenderán. Nunca vas a poder manejar la reacción del otro, pero si podemos controlar nuestras palabras, lo que decimos y expresamos. Y eso en gran parte se transmite también a quien esta del otro lado escuchándonos. Busca un momento tranquilo y de armonía, el contexto ayuda mucho. Cada uno lucha sus propias batallas día a día, tene en cuenta la situación actual tuya y de la otra persona, sus orígenes y creencias, sus prejuicios infundados, su visión y postura sobre algunos temas, pero todo esto es después de priorizarte a vos mismo. Si vos consideras que es el momento, concretalo. A veces las cosas salen mucho mejor sin tanta organización, no hay un manual de protocolo y ceremonial para esto.

Si podes buscate referentes culturales LGBT recomiendo Federico García Lorca, Fede Moura y sus canciones de Virus, Sandra Mihanovich y soy lo que soy ; Celeste Carballo, 4 brazos y 4 piernas, documentales sobre Carlos Jáuregui, como el de Historia Clínica, hay miles de películas, el beso de la mujer araña, adaptación de Copi, poesía de Néstor Perlonguer, sketches de Tortonese, Urdapilleta y Gasalla, en radio busca videos de Fernando Peña y sus personajes sobre todo Roberto Flores; libros como Y un día Nico se fue de Osvaldo Bazán o musicales como Priscila la Reina del desierto o la Jaula de las Locas, a mi todos ellos aunque ni los conozca, vivos o muertos, famosos populares o exiliados polémicos me demostraron que forjamos nuestro destino y rompemos los esquemas y moldes, se dieron a conocer, cada uno aportó una lucha, reconocimiento y visibilidad al colectivo LGBT (a su manera y en sus contextos).

Posdata: mi tía sigue siendo mi cómplice, mis viejos los mejores del mundo, el chico lo quise muchísimo pero me alejé porque no me hacia tanto bien (el famoso primer amor que se dió sin darme cuenta! Jajaja como la canción de Marilina Ross, Puerto Pollensa), la chica una amiga hoy, los amigos son los que elijo día a día, incluso me acompañan a la marcha del orgullo, nuevos y viejos, y pareja, bueno… sigo soltero pero feliz y lo que se viene seguro siempre será mejor! Pero bueno, el único protagonista en tu vida sos vos.

Te mando un abrazo y te deseo coraje! Espero haberte ayudado con mi historia, quizás un día vos me cuentes la tuya y te cuento que de lo único que me arrepiento es del tiempo perdido por el miedo, ya que no vuelve, el resto de la historia la repetiría tal cual fue, de lo bueno y lo malo se aprende y se capitaliza.

Leé también todas las columnas de Ale K

Relatos de los lectores

Un lugar para que todos esos relatos que sean fantasías o no, puedan materializarse y compartirse con todos los demás… Historias que se repiten, pero que tienen el condimento único del que las escribe y las vive, Historias increíbles, y otras que se suman a una terrible y única realidad. Tus historias.

Compartir

3 Replies to “Mi salida del armario, la historia de Fede.”

  1. Que bueno Fede que hayas podido pasarlo a papel de esta forma! Que bueno también que lo compartas y que simbólico que sea en este lugar que fue el que permitió que nos conociéramos! Una prosa excelente! Abrazos!

  2. Excelente tu nota, gracias por ella y por compartir algo tan importante.
    No es mi caso, yo soy viudo con hijos y me resulta infinitamente complicado dar ese paso, asi que lo guardo para mi.
    Te mando un abrazo y te deseo todo lo mejor.
    Gus

    1. Gus. Yo soy divorciado con hijos y nietos. Cuando me divorcie y se destapó la olla y salí del cosed mis hijos tenían 1.5 años y 2 meses. Fue un gran quilombo. Hoy estoy en pareja hace 32 años y tenemos con mis hijos, nueras y mis nietos una excelente relacion.
      En un momento tuve problemas con uno de mis hijos porque se entero y se enojo porque no se lo había dicho yo. Luego término viviendo 7 años con mi pareja y conmigo
      Pensado
      Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE