Mi experiencia Cookapp, tú casa es mi casa.

Compartir

Por Lautaro Anchorena – Hay veces que las cosas entran por los ojos y salen por donde yo te quiero entrar… 


Cuando estuve la última vez en Buenos Aires tuve la oportunidad de levantarme a un flaquito con el que todavia tenemos contacto (el contacto más largo desde que quedé viudo). Epaa!

La cosa es que a mi por la comida me pueden así que decidi otras formas de levante que no son ni el boliche, ni el chat, que realmente cuando pasan dos semanas somos todos los mismos, amén del tema de la histeria, la mia y la de los otros. Pero me di cuenta que lo que me jodía era la forma en que conocía gente, una tetera, una pagina, palo y a la bolsa, no había previa…

Un día Daniel Baños (lo conocen no?) me propone ir a comer a casa de extraños, me dije internamente la cosa viene de partuza, pero no la cosa funciona así: te bajas la aplicación, hay varias, y ves el menu que se sirve por ejemplo en la casa de Fabio, (fue mi caso), cordero glaseado con trufas y unas empanadas de salmón con frutos rojos.. -eso es lo que quiero! – dije.
Pagas por adelantado y te pasan los datos de a donde tenes que ir. Si vos tenes onda como yo, te caes con un vinito, no es excluyente.

CookApp , es una aplicación de descarga gratis que de Buenos Aires se extendió a Nueva York y ya tiene 60.000 usuarios.

Los cocineros publican un aviso con la fecha, lugar y menú. Los interesados reservan su lugar y pagan por Internet por adelantado, con tarjeta.
La combinación de comensales aventureros con chefs independientes parece haber dado resultado. Para los cocineros es una oportunidad de experimentar sin el gasto y el riesgo de poner un restaurante. Para los comensales es una experiencia que va más allá de la comida: permite sentirse en un lugar más acogedor y conocer gente nueva.
Para elegir a los cocineros, la empresa envía un fotógrafo y les pide que preparen una cena para sus amigos, así pueden tomar fotos. Pero además evalúan cuán buenos anfitriones son y la comodidad y limpieza del lugar.
Comparable a los paladares cubanos o a los restaurantes a puertas cerradas que proliferaron en Argentina tras la crisis de 2002 y que también abundan en otras capitales del mundo, CookApp ya tiene 650 cocineros de todo tipo. “Desde amas de casa que quieren juntar unos mangos (pesos) para llegar a fin de mes hasta cocineros con estrellas Michelin o un exchef de El Bulli de Girona, España”.
La cosa es que cuando llegamos a la casa del anfitrión, una casa muy linda en la zona de San Isidro, ya de por sí el lugar era muy cálido, éramos ocho en total y nos trató como sultanes a todos, aunque empecé a notar con la ida y vuelta de las copas que a mi me trataba un poquitito mejor. El anfitrión era del palo y había dispuesto un aperitivo que no estaba en el menú pero que preparó con ahínco.
Fabio es la típica loca obse, menudito, musculado tenue que se preocupa por todo y hace que todo el mundo se sienta bien, en un momento, mientras saboreaba una copa de buen vino mirando hacia el parque de la casa, lo veía ir y venir con su pantaloncito ajustado y empece a notar que el mio también me empezaba a apretar y se me estaba abultando por la proa. 
El tema es que como hay gente de la compañía (a Cookapp me refiero) no se puede intimar de una, o decirle al anfitrion: pá que bueno estás hoy me quedo a torrar acá! Hay que ir con carpa, yo ya la tenía! 
Comimos como Dioses, hablamos hasta altas horas de la madrugada, conoces gente de otro palo que anda por la vida con todas sus locuras y vaguedades. Entre café y café Fabio me pasa su celular, y yo sabia que esa noche dormía en esa casa. 
Fue así, me fui con mi amigo, nos separamos de las demás personas y me quedé esperando en un café cercano con Dani, el querido Dani, hasta que me mandaron el mensaje para poder volver. 

Con un mecanismo muy parecido a Airbnb ( el popular sitio para alquilar habitaciones en casas particulares ) la aplicación permite reservar mesa en la casa de quien quiera recibir comensales.

Creo que a Fabio no lo hubiera conocido en una pagina de levante, por alguna razón no aplicamos para ninguna, esa noche nos llamo la atención que gente, incluso heterosexuales dijeran lo mismo con respecto a conocer a otros, que ya no se puede probar por las vías, hasta ahora tradicionales, muchos de los que están de casa en casa con esta aplicación, aparte de querer comer bien le asignan un valor preponderante al hecho de conocer gente nueva. 
Había también una pareja de chicos que les había tocado estar en el medio de divorcios y separaciones de varios amigos y habían emprendido el uso de Cookapp para poder conocer gente que no se conociera con uno o con otro, por aquello de las represalias de las ex-parejas cuando hablas, justamente con su ex. 
En fin es un dato nomas para tener presente no solo uno come muy bien, en un ambiente amigable y con gente a la que está bueno ir descubriendo, sino que podes tener un regalo extra como me paso a mi con mi amigo Fabio. Nos volvimos a ver muchas veces del tiempo que estuve en Argentina, ahora se viene a Madrid en breve y obvio seré su anfitrión. 
Lautaro Anchorena
Lautaro Anchorena

Periodista, fotógrafo y argonauta de la vida, noviando con Diego, CEO fundador y editor de este sitio, ahora devenido en pagina, que mantengo y desarrollo con un grupo de gente maravillosa, al que le brindo dedicación exclusiva desde el año 2009.

Compartir
Latest Comments
  1. Anónimo
  2. Anónimo
  3. andres19
  4. Anónimo
    • Anónimo
  5. Anónimo
  6. Anónimo
  7. Anónimo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE