Memorias de taxistas | El pija sucia

Compartir
Fred Barbas
Freddy
Hace unos días viví una experiencia que pudo haber sido de lo más sensual y deliciosa, pero no fue así…. hubo algo que echó a perder lo excitante del momento que estaba por llegar. El taxista me decepcionó. Por ciertos trámites de última hora, tomé un taxi para moverme más rápidamente. Al sentarme en el asiento del acompañante, saludé, pregunté al taxista si podía llevarme a varios lugares y disponía de al menos una hora. La respuesta fue afirmativa. Trabajo para una organización de DDHH y pido la boleta y me pagan lo que gasté.

Hice mi primer parada, regresé, el tipo me ofreció una botella de agua, se la agradecí… no quise, pero pensé que era un hombre atento, luego lo fui viendo más detenidamente y su cara era impactante, capaz 40 años, ojos grandes, cejas pobladas, pestañas largas y rizadas, nariz recta, boca ancha, bigote y barba bien recortada y espesa, mentón duro, todo mostraba a un hombre seguro de sí mismo. Vestía ropa deportiva, un viejo “jogging”, un hering, negro, zapatillas y remera…..

Le indiqué el siguiente lugar, enfiló hacia allá y de pronto percibí que se acomodó como al descuido el bulto de la entrepierna…..entonces reparé en que era un bulto grande…. mi calentura reaccionó al instante. Soy activo pero me calientan bastante los “machos”. Me puse nervioso y solo le dije que genial que era para el no tener que andar “bien” vestido, que yo en realidad nunca usé traje, pero que no podía ir a trabajar con deportivo. Sonrió y se acomodó de nuevo. Miré de reojo pero no di mucha bola y le pedí que apagara la calefacción del auto, que el bajar y subir me enferma y que estaba entrando en calor.

Llegamos a mi segunda parada y cuando volví, ya directamente posé mi vista sobre su bulto. Se llama Román y es de Artigas, me preguntó si yo no me sentía incómodo por mi ropa y le contesté que sí que además los jeans son muy fríos y el asintió. Y le dije que me encantaba llegar a casa y ponerme un deportivo.

Entonces él me dijo que siempre usaba el tipo de ropa que vestía, que era muy cómoda, que no usaba slip y que esa mañana andaba muy caliente y podía acomodarse la verga para el lado que tuviera ganas. Siguió su discurso y me confió que diariamente coge con su mujer a la noche, temprano, que sale a trabajar dos o tres horas y que como tiene muy buena suerte para las levantar minas, se coge una o dos en ese tiempo, las mujeres se le ofrecen porque es muy pijudo y le dicen que la tiene muy buena, pero eso no le quita que llegue a su casa y se la coja, a su esposa.

La noche anterior, su suegra se puso grave, la llevaron al hospital, estuvo con su esposa hasta las tres de la mañana y se fue a dormir. Por estar solo, no cogió y por estar solo, se levantó tarde, de tal modo que sólo se lavó la cara y se vistió.
Me dijo: “Imagínate cómo ando de la calentura”. Entonces yo le seguí la corriente para terminar de calentarme, lo había visto con detenimiento mientras hablaba y el bulto de su entrepierna se paraba y vibraba; le dije: “¿Cuál es el problema?, si decís que tenes mucha suerte y tenes esa gran verga, yo creo que puedes conseguir LO QUE SE TE ANTOJE, así, subrayado.

Escuchando esto me dijo: “Si querés yo te puedo coger, ya me di cuenta que le gusta la verga”. 

Yo le contesté que sí me gusta mucho la verga, pero que más me gusta mamarla, que soy activo y el me dijo que a el también le gustaba mamarla, que se acostumbró en la noche cuando levantaba travestis de bulevar y le pagaban con pija, ahí después se acostumbró a salir con hombres gays y travestis “como una fantasía” pero que lo de el eran las mujeres. Y que de había dado cuenta que una pija es una pija sea de una mujer trans o de otro hombre. Que le iba un buen 69. Yo le dije como haríamos, me dijo que no iba a haber problema porque hacía una boleta por el recorrido y que había cortado la corrida y que el era socio de tres taxis con un amigo.

Acto seguido, él me dice que le toque la verga y me anime a darle una mamadita antes de llegar a mi casa. Yo obediente, toco su verga sobre el jogging y, era una enorme verga muy gorda y larga, cabezona….. Mi propia verga estaba ya dispuesta a todo, sentía mi boxer húmedo de excitación.


El tipo ya muy caliente me dice: “Mira lo que te vas a tragar”? y se baja un poco el jogging, Enorme verga, pero el olor que llegó a mis fosas nasales me hizo toser…… ¡Qué bruto!, un hombre tan sucio, sin bañarse, lleno de esmegma, olía a perro muerto, a podrido, a algo que no puede soportarse.

Triste y cruel decepción. 

Le pedí que se estacionara. Ví el taxímetro, le pague la cuenta hasta el momento y me bajé del auto.
Sentí la necesidad de decirle: cerdo, báñate y fregate esa verga, se te va a caer podrida y no me censuré.
Cuando le dije eso, antes de irse me gritó: PUTO! y yo le respondí también con un grito: PUTO PERO LIMPITO Y NO MENOS PUTO QUE TU jaja por favor, todos los reos estos vienen con el tema “NO SOY PUTO ES UNA FANTASÍA” por favor, les encanta la verga más que un plato de comida!!

Es así; a veces se gana y a veces se pierde.

Fred Barbas

Tengo 40 años y vivo hace 7 en MVD en mi segunda temporada. Soy de Rocha, bien al este de Uruguay. Pero soy profesor de Historia y de inglés este año cumplo 20 años en la docencia, he trabajado con el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA en dos proyectos. ESCRIBIME freddy2013uy@gmail.com

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE