micro

Manoseos sobre rieles. Cuando te calientan las pijas pero no los hombres…

Compartir

Les cuento un poco de mi para que tengan un poco de contexto, tengo 32 años, vivo con mi novia hace un tiempo (7 años), y desde adolescente sentí curiosidad por los travestis. Amo a mi novia y nunca la engañaría… pero me encantan las minas, me vuelan la cabeza y con el tiempo se me acumuló calentura. Dando vueltas por internet y viendo todo el submundo sissy fui entrando más en tema y le fui agarrando la mano.

Noté que me calentaban las pijas, pero, no los tipos, era raro.

Bien, con eso establecido, empiezo mi historia. Todo comenzó un día yendo al trabajo, esperaba el tren en la estación Belgrano C, venía pensando en la cogida que no pude tener esa mañana con mi novia (se me hacía tarde para entrar al trabajo). Llego el tren y venía bastante lleno, entre como pude y quede pegado a la puerta mirando hacia afuera….hasta que de pronto siento un roce sobre mi pija, pensé que fue por el movimiento del tren y no le di importancia. Luego noto que sucede otra y otra vez. Me sentí incómodo porque era un tipo el que me tocó, por suerte llegamos a la siguiente estación y me acomodé mas en el medio para esquivarlo, aunque suponía que fue un movimiento casual. Sin embargo el sujeto me siguió y comenzó a mover la mano sutilmente sobre mi pene…..ahí lo vi bien: parecía un venezolano de 1.75, pelo corto, bien vestido, perfumado y afeitado. Me puse nervioso y mi pene comenzó a crecer me latía el corazón y comencé a respirar fuerte. Lo note nervioso a el, pero seguía tocándome disimuladamente. No sé porque no me corrí de allí, no sabía si quería que llegáramos a Retiro o si quería estar todo el día allí. Justo cuando empezaba a soltar gotitas de jugo, llegamos a Retiro.

Estuve todo el día pensando en eso, y con el pene durísimo, apenas llegue a mi casa me pajee como loco, me salió un volcán de leche pensando como ese hombre me había manoseado y en como quería más. Aunque me sentía extraño, incomodo con esa idea.

Pasaron los días, y se volvió a dar, está vez el me busco y apenas subimos me reconoció y comenzó el juego. Nervioso como la primera vez, él empezó a tocarme ya mas firme y disfrutándolo bastante. Siempre le esquive la mirada, me ponía incomodo la idea de un hombre tocando mi pene…. y que encima me guste.

Luego de ese segundo encuentro le perdí el rastro…. hasta unas semanas después. Al llegar ese día del 3er encuentro había intentado contactarlo por algunas páginas de esa temática (gays en lugares públicos), hasta llevaba en el bolsillo un papel con mi correo, no podía parar de pajearme pensando en el, y está vez….. Luego de leer tantos relatos, decidí dar un paso al frente, decidí que si lo veía iba a manosearlo, quería sentir esa pija en mi mano, tocarle los huevos, saber qué tamaño tenía, darle placer. Quería chupárselo todo!!!, empecé a ver porno gay incluso (aún me chocaba la idea de sexo con un hombre) pero quería pija!!!!. Y ahí me di cuenta que quería ser el pasivo, ser su putita saca leche, su perrita sumisa

Ese tercer encuentro, comenzó en el tren, pude encontrar el vagón donde el se subía. Lo vi y entre desesperado, pero….. el tren no arrancó….tuvimos que bajarnos todos y ahí lo empecé a seguir, fue hasta Juramento a tomar el subte. Lo seguí hasta el andén y esperé a cierta distancia, el de reojo me miraba con esa sonrisa…..de que sabía que lo buscaba, que estaba caliente. Y el subte llego, obviamente mega lleno, logre entrar y estábamos apretadísimos, quede en frente de el y empezamos a tocarnos, estaba tan lleno que nadie notó nada. Sentí su pedazo de carne, era gigante, muy grueso y largo, el mío es más promedio (17×5), mi mano temblaba…..tocaba el pene de un hombre…..y me gustaba. Se le puso durísimo y me fascinaba, lo toque de arriba abajo, quería chuparlo, lamerlo, tomarme toda la lechita y que me lo meta en el culo!!!!.

Pero el viaje termino, el se bajo y luego yo.

No pude darle mi correo, me ganaron mis miedos…. me había hecho gay?, le toque el pene a un desconocido y me encantó. Un venezolano pijudo me dejo la pija chorreando y no sabía qué hacer. Con el paso de las semanas me calme, y descubrí que me gusta un poco de todo. Para cuando me di cuenta de eso….ya no podía hacer eso en el tren…pues mi novia empezó a tomar el tren conmigo ?

Pero… en los próximos días tendré unos viajes solos y está vez espero encontrarlo para terminar lo que empezamos.

Xonga

Relatos de los lectores

Un lugar para que todos esos relatos que sean fantasías o no, puedan materializarse y compartirse con todos los demás… Historias que se repiten, pero que tienen el condimento único del que las escribe y las vive, Historias increíbles, y otras que se suman a una terrible y única realidad. Tus historias.

Compartir

4 Replies to “Manoseos sobre rieles. Cuando te calientan las pijas pero no los hombres…”

  1. Jajajajaja que bueno saber que un paisano venezolano te haya hecho vivir esas sensaciones, somos dos en la misma situación, me identifico contigo, mi novia viene pronto de venezuela y anteriormente he vivido todo tal cual a ti, yo me considero bisexual por el simple hecho de ya pensarlo y que lo descubrí jugueteando con dos amigos, tampoco engañaría a mi novia pero de verdad que es extraño jajaja esa manoseadera excita por más macho que seas, así caí yo, nunca he devuelto un agarrón pero si me he quedado con las ganas de màs por el miedo, pero me identifico contigo al 100%! Te dejo mi correo telotengo.yo@gmail.com, si me escribes identificate con tu historia! Nos vemos!

  2. disfruta mucho porque es una etapa hermosa, te estas descubriendo y te estas conociendo! yo descurbri que era bi de a poco tambien por ver pijas en baños de retiro y porque vi una vez esta pagina en una pared escrita con liquid paper… me encanto todo y arranque. Si te cuidas y haces las cosas bien vas a tener mucho mas placer que solo con minas… coges siempre y te tiran la goma siempre, no te faltara vida sexual nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE