Historias de tacheros.

Compartir

tacheroUna madrugada, después de una juntada con amigos fui a esperar el bondi sobre Córdoba, en la plaza que esta en la esquina con Anchorena. Me despido del amigo que seguía para Santa Fe y me pongo en la parada a esperar el bondi, ya seguro de que iba a tardar bastante. Algo ebrio me quedo parado en la calle solitaria, pasaban algunos autos y debería haber dos o tres personas en las paradas cercanas, ninguna en la mía. Entre la noche y el estado alterado de conciencia de verdad estaba con ganas de algo pero ya resignado por la hora, estaba listo para volverme a casa. Pero Capital siempre me termina sorprendiendo, siempre me llamo la atención como los taxis pasan lento por una parada de bondi, como diciendo ‘resígnate, no va a venir dale’ por lo que me quedo mirándolos.

tachero4Esta vez paso esa secuencia un par de veces hasta que uno de los taxis casi se detuvo cuando pasaba por adelante mio, yo miro y el chofer se queda mirándome pasando bien lento, primero no entendía si me estaba insinuando algo o era solo otra táctica comercial, lo sigo mirando incluso cuando pasa de largo, y haciéndome el gato me muerdo el labio, imaginaba que me seguía mirando, y cuando llega a la esquina dobla. Me río de la situación y sigo esperando el bondi pero con algo mas de calentura y esperanza. Después de un rato, otro taxi vuelve a pasar bien lento por delante mío, me parece reconocer al conductor como el mismo de antes, que me mira, ahora si ya me quedaban pocas dudas, sigue pasando lento hasta detenerse unos metros después de la parada de bondi, miro hacia la calle el bondi no daba señales todavía así que medio impulsado por la falta de vergüenza en mi estado me acerco a la ventanilla del acompañante y con la mejor cara de inocente le digo ‘No me alcanza para llegar a mi casa’.

El chofer me mira, medio sorprendido, y me pregunta hasta donde voy, una vez que le contesto me dice que me puede llevar si quiero, que me invita y abre la puerta del acompañante, cosa que me sorprendió pero igual subo. Me pide que me ponga el cinturón  arrancamos por Avenida Córdoba. Empezamos a hablar y me gano la curiosidad de preguntarle si ya había hecho esto, me dice que algunas veces pero que tiene que tener cuidado, me preguntó si yo cobraba lo que me hizo reír y le cuento que solo estaba esperando el bondi para ir a mi casa. Me cuenta que el siempre pregunta por las dudas porque no quiere ofender a nadie, y que solo lo hacia porque ya estaba terminando su turno.

La charla se pone mas caliente y voy poniendo mi mano en su rodilla y voy subiendo, el se ríe mientras me cuenta historias hasta que ya le estoy amasando la pija por arriba del pantalón. En cada semáforo el hacia lo mismo y buscaba mi cola. Cuando llegamos relativamente cerca (no quería que sepa exactamente donde vivo, ebrio pero no boludo) empezamos a buscar un lugar donde estacionar, cosa que costo bastante por lo iluminado de la zona, hasta que encontramos, estacionado el auto revisamos que no venga nadie mientras iba sacando la pija del pantalón, nada del otro mundo, pero esa  secuencia realmente me calentaba y empecé a chupar, el me acariciaba la cabeza y me seguida hablando, ya saciado el hambre pelo verga que el pajea y chupa pero no muy bien así que lo saco, me bajo completamente el lompa que tenia puesto y llevo su mano a mi culo, que empieza a masajear mientras  suspira, se ensaliva un dedo y comienza a metérmelo, yo no daba mas y me pajeaba.

tachero2

El chófer estaba que deliraba con la situación, dos dedos y yo a punto de acabar le digo que pare, vuelvo a chuparlo y pajearlo pero me dice que no cree que pueda acabar, por lo que volvemos a mi paja y su mano en mi orto hasta que acabé, me paso unos pañuelitos para limpiarme y después me alcanzo a unas cuadras de casa, nos saludamos y le agradecí por el viaje. Una experiencia muy loca y  espontánea en las calles de capital, ahora presto atención a cada taxi.

Relatos de los lectores

Un lugar para que todos esos relatos que sean fantasías o no, puedan materializarse y compartirse con todos los demás… Historias que se repiten, pero que tienen el condimento único del que las escribe y las vive, Historias increíbles, y otras que se suman a una terrible y única realidad. Tus historias.

Compartir

9 Replies to “Historias de tacheros.”

  1. Q morbo volver tipo 3am con los tachos, ya van dos veces q me pajeo en el taxi xq me mata la morbosidad de q me vea y se sume. Las mejores acabadas lejos. La otra vez volviendo de serrano a zona oeste, el tachero (cincuenta y monedas) prendió el contador como media hr más tarde, y yo q estaba muy caliente le tiré q si arreglabamos le dejaba mas guita. Se hizo el boludo onda: que? Lo peor fue q llegamos a casa y me cobra, pero me dice querias hacer algo más? me agarró super desprevenido xq lo habíamos dejado ahi, yo me hice el boludo xq estaba en la puerta de casa (donde vivo con mis viejos) sino agarraba viaje…

  2. yo vivi como 3 años a 4 cuadras de esa plaza, la de veces que fui a la madrugada a hacerme el que esperaba el bondi a ver si algun tachero picaba! no tuve suerte. me iba mejor cuando vivia en Recoleta y hacia lo mismo por Santa Fe

  3. Un chabon que conoci es tachero y me cuenta siempre que los fines de semana bien tarde todo el mundo trata de que lo lleven a cambio de algo. Pibas o pibes se ofrecen y muchos aceptan ya como ultimo viaje de la noche como dice aca para acabar e ir a su casa.

    Yo petie una vez a un tachero por mi casa y la verdad me gusto porque me ahorre muy buena guita jaja viniendo del centro y con tarifa nocturna tenes que sacar 2 roca!!

    1. Fernando, no quiero joder, pero tenes un contacto así? Me cansé de tomar taxis y mirar pijas con el celu para ver si sedaba cuenta lo que buscaba y nunca nada, todos 0 onda. Saludos!
      Lea, 21 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE