En el Furgón

Compartir

LilithNo es mi intención generar un debate sociológico sobre lo que estaba bien o lo que estaba mal, solo quiero contar mi historia de lo que pasó, y de cómo eran las cosas por aquél entonces.

Furgon

El Furgón De la Línea Sarmiento.

Hoy en día, con la policía que custodia las formaciones del tren, las cámaras de vigilancia en cada una de ellas, el aire acondicionado, lo veloz y lo poco que se mueven, pareciera que el tiempo de los ‘Furgones’ como lo eran antes, nunca hubiera existido, todo eso desapareció con el devenir de los nuevos trenes.

Dias de Birra, Faso y Apoyada..

El furgón para muchos, era el vagón de los ‘relajados’, había dejado solo de ser el lugar donde viajaban los que iban con bicis, o con materiales pesados, para convertirse en todo un santuario, de personas que se juntaban para fumarse un fasito tranquilas, para sentarse en el piso y leer algo, o para verse con amigos donde usualmente cada uno ponía su música, y se hablaba al igual que en una juntada en la plaza o en la esquina.

Testosterona sobre rieles

Siempre fui de viajar bastante en tren, era y sigue siendo mi lugar favorito para las apoyadas y toqueteos. Pero poco a poco se fue volviendo un vicio y para el 2010, además de los viajes cortos con apoyadas para ir de un lugar a otro, me tomaba un día a la semana, solo para estar arriba de las formaciones, y divertirme con la calentura de los machos que muchos volvían del laburo. Podía pasarme horas, me subía en la estación de Once en hora pico, y cuando el ‘vagón’ estaba bueno podía terminar en Moreno. De lo contrario me iba bajando cada dos estaciones, cambiándome al vagón que estuviera mas lleno de chongos.

Los hombres que van en los trenes, te la hacen fácil, les pasas por al lado y automáticamente te clavan la mirada diciéndote: ‘Si te acercas te doy Pija’. O si no, se manotean la chota y te miran con ganas. Muchos toman la iniciativa ubicándose cerca tuyo, mas si te ven cara de goloso.

Los machos del tren

Tienen ese no se que, que me prenden la libido mal. Los del subte son divinos también, quizá en su mayoria más prolijos y elegantes, tengo experiencias ahí, pero los pedazos en jogging o short, que habré tocado en tren no se comparaban con los de ningún transporte. Aparte mientras en el subte lo hacen más ‘sutil’, en el tren los machos mas calientes te respiran fuerte en la oreja, y te apoyan con más desenfreno. Claro que es mi apreciación, tan subjetiva como eso, no quiero decir que no haya pibes apasionados en el subte, los hay, pero al menos en el tren me divertí mas.

Prohibido furgón

Siempre me resistí al Furgón, porque me advertían hablándome de pibes chorros que robaban, de drogas, de que si no eras del palo no hacías bien en ir y miles de cosas. Hasta que una vez, esperando a que llege el tren a la plataforma, uno de los turros más lindos que había visto, me hizo señas para que entremos al furgón, donde pase un viaje de lujo. Llegue a mi casa tan caliente, ni siquiera me había cogido, pero las tocadas que nos habíamos pegado, y mi mano con su olor a pija y wasca me basto para echarme la paja del siglo.

Divina obsesión

Así fue como el furgón se volvió en mi obsesión, una mezcla de morbo, con adrenalina y calentura. Nunca me robaron nada, de hecho me han robado cosas en un Pub súper distinguido, como le decían de clase ‘alta’ y no en el furgón. Tampoco sentí que me miraran mal, de lo contrario, porque ahí cada uno curte su mambo y nadie jode ni mira mal al otro. De hecho el Furgón era bastante liberador, podías tocar chota a diestra y siniestra, como también con un golpe de suerte, dar con un grupo de pibes copados, y terminar mamando en una esquina mientras los otros tapaban.  Vi ademas mucho chabón con la pija suelta sin ropa interior, con ganas de hacer pasar el viaje más rápido. Miles de veces me baje en cualquier lado para compartir alguna tarde de sexo con el chaboncito que me apoyaba!! o si no en pleno viaje recibir el adiós inesperado, como si no hubiera pasado nada.

Verano del 2011

Ya se había hecho costumbre, que nos encontrábamos con Mica (una amiga) en la estación de Once para ir a bailar juntas a Amérika. Ella se venía de Zona Sur y yo del oeste (Ramos Mejía). Los trenes en ese entonces funcionaban hasta la madrugada, viajaba muy poca gente, varios vagones iban vacíos, era inseguro, y esto era aprovechado por algunos para robar. El furgón pasada la medianoche se convertía en un vagón fantasma, generalmente no tenía luz, no solía estar nadie ahí y muchos ni se le acercaban. En los viajes que hacia hasta once a esa hora, de curiosa que soy, pase algunas veces x el furgón, la mayoria de las ocaciones estaba vacio, o si no habia algunos pibes que ni bola.

Pero una de esas noches fue diferente…

Minutos antes de la 1 de la madrugada, yendo a encontrarme con Mica como siempre, me subí al tren toda producida, con mis plataformas, mi pollera cortita, mis labiales bien cargados de gloss, y mi tanga favorita  (preparada para correrse de cualquier forma). Hace mucho que no pasaba por el furgón, y quería darme una vuelta. Al llegar estaba bastante obscuro, para un lado veo a un pibe escuchando música sentado con los ojos cerrados, enfrente otro pibe sacando la cara por la ventaba, y al final del vagón dos chabones mas, hablando entre ellos. Pase medio rápido, cuando de repente uno de esos dos chabones que estaban juntos me silba bajito y me dice:
¿Qué haces bonita? Vení..

Su “toque” de seducción

Iba a seguir de largo, pero el tono de voz del chabón me sedujo, y me acerque a ellos, terminaron siendo dos copados. Los dos se veían jovenes ‘bien machitos’, vivían en el corazón de la matanza, iban a tomar unas birras a Once, y por lo que note en el ‘paquete’ de uno de ellos, eran también bastante calentones. Tarde o temprano la charla iba a derivar en algo obvio: Yo quería pija y ellos querían culo, pero la realidad es que me estaba tratando de adaptar a esa situación tan distinta, y ellos a su vez me hacían el entre chamuyándome como si fuera una ‘concha’. Pasando algunos minutos Gustavo el del ‘paquete cariñoso’  ya se me estaba acercando como haciéndose el amigo, y Ariel se dirigía a las puertas del furgón ‘abiertas’, donde saco la verga y empezó a mear para afuera. Linda chota tenía el guacho, no le podía sacar la vista de encima, para colmo cuando termino de mear se la sacudía y me miraba, a lo que Gustavo me dijo: Che? Te gusta mi amigo veo, a mí ni bola.

Gustavo agarro mi mano y la puso sobre su paquete para decirme: Vos no me das ni bola y el amiguito de acá abajo se muere por conocerte!

Furgon

Al ver la escena Ariel se acercó rápido, diciéndonos que no lo dejemos afuera. Los tres nos mirábamos, Gustavo me pregunto a donde me bajaba. Fue el momento donde en mi mente pasaron varias cosas, no podía dejar a mi amiga en banda, Mica no se iba a prender en la partuza, porque nos teníamos que encontrar con una conocida de ella en Amerika.

Amigos son los amigos

Les comenté que no podía hacer nada hoy, me dijeron que no me ortive, y la cara de los chabones ya no mostraba tanta amabilidad, sentían que los estaba dejando re al palo, pero en el fondo yo tenia mas ganas de garchar que ellos. Entre los dos se miraron, y yo adelantándome, les dije que faltaba para llegar, que hagamos algo acá y después organizábamos mejor. Gus me tocaba el orto, y mientras Ariel hacía de campana, me agache y en un costadito bien oculta empece a chupársela a Gustavo . Del bultazo que marcaba este pibe, salió una pija enorme, la cabeza estaba bien erguida y mojada, el sudor de su chota era tan rico que me hizo chupársela con más devoción, el chabón estaba desquiciado me la quería poner ya. El pibe que escuchaba música que estaba en la otra punta del vagón se había bajado en liniers, y el que quedaba del mismo lado mirando en la ventana cada tanto curioseaba para ver si podía ver algo. El tiempo pasaba rapidísimo, Ariel nos miraba más lo que hacíamos, que estar atento a ver si pasaba alguien. Me pare y me di vuelta, Gustavo me empezó a apoyar la cabeza del choto en el agujero del culo, le mandó una escupida brutal, y me la empezó a meter. Cuando el tren paraba en las estaciones nos quedamos quietitos y después me seguía dando murra.

Mi orto, Flores y tú garcha

En el tramo de Flores a Caballito, se me ocurrió ir hasta la ventana y mientras me garchaba, miraba para afuera. El viento, la adrenalina, el sonido de la campana que anunciaba la llegada del tren, la pija grande de Gustavo haciéndome el orto mientras gemía bajito, y Ariel con el otro pibe de la punta que nos miraban, toda esa situación me hizo venir al toque. Large banda de leche y Gus término acabando también… su pija escupía chele con la misma intensidad que el volcán chileno Puyehue. Mi orto quedo enlechado más de lo que me hubiera gustado (jajaja) las gotas caigan por todas mis piernas. Ariel se acercó mientras Gus se subía el jogging. Sinceramente no tenía más ganas de nada, ya había acabado, y ahora los movimientos del tren, más la posición incómoda que había adoptado me molestaban, que increíble las cosas que uno bloquea con la ‘calentura’…

Acabando en Caballito

Estábamos por salir de la estación de Caballito rumbo a Once, la intención era hacer un pete bien rapidito con Ariel, mientras tanto trataba de secar los lechazos con papel, y el sudor que me había envuelto con esa cogida frenética. Ariel tenía la chota algo más chica que Gus, pero estaba más bañadito y perfumadito. La calentura de sus ojos, y el calor de su pija, me prendió la libido devuelta. El se la había estado manoteando durante todo el viaje mientras nos veía, pero quedaba poco tiempo para llegar, lo miro y le digo sos de acabar rápido? Y me responde: Chúpala un poquito y vas a ver cómo te habla.

Y así fue, un par de chupadas y la pija del negro ya estaba tosiendo como loca, la puso de costado para no mancharme la jeta, tengo el recuerdo de ver el brillo de su semen mientras fluía siendo iluminado por la poca luz que entraba por las ventanas.

Ya entrando en la plataforma de Once, les pase mi numero y quedamos en contactarnos, nos bajamos y cada uno siguió por su parte.

Me acuerdo la sorpresa en la cara de mi amiga Mica al verme, preguntándome: Nena de donde venís!!??

Lilith

Hay tanto por saber, tanto por descubrir, mi curiosidad no tiene descanso.. Maquilladora Profesional, amante de la naturaleza y de la sexualidad, soy Gay, Travesti, Crossdresser y tantas otras cosas más.. Para que limitarnos?

Compartir

13 Replies to “En el Furgón”

  1. El furgón, que recuerdos jajajaja he visto de todo ahí, desde gente cogiendo como vos contas, heteros, gays, trans, toda la fauna y flora del oeste jajaja y que sabio el que dijo que en el oeste esta el agite jajaja
    Tengo recuerdos de ir manoteando, que me manoteen, apoyadas, que me la chupen, chuparla, rondas de tipos con la pija afuera de sus cierres, pajas al aire libre a toda hora, un recuerdo impecable de una mina gritando en el anden porque se abrió la puerta y la bañaron en leche (yo no fui parte de eso jajaja), bajarme y pasar tardes hablando con pibes por la buena onda nomas, o porque me vieron algún collarcito nerd, de todo. Ahora se perdió bastante la onda del Sarmiento, pero la recordamos bien.

    Y para los que dicen que quieren empezar y no tienen "lomo" o "son feos"... yo no tengo lomo, ni soy molde para ningún modelo jajaja pero la actitud garpa mas que cualquier envase ;)

  2. que flor de calentura!! me encantaria conocerte para charlar de estas cosas ya que yo hoy en dia estoy teteando mucho en los transportes publicos.

    Todavia recuerdo una vez en el san martin un domingo onda 3am un trava me levanta la cola desde el furgon y fui a ver… ligue un pete gratis desde retiro hasta mi casa. Otros travas se dejan manosear cuando va re lleno pero es suerte.

    Donde te encuentro?

  3. La manera en la que lo escribis te mete en la historia. Buenisimo. Nunca me paso ni algo similar a lo que cuentan y eso que soy batante miron y busco con la mirada, tampoco me considero un chabon feo jajaja hasta tengo algo de lomo pero debe ser que no se captar señales. En el subte nunca me paso, intente teterear pero a donde voy me siento muy expuesto, una vez se me dio y entro alguien, se corto todo y me fui. Me gustaria poder experimentar toda esa adrenalina, obvio sin ser visto, pero me da morbo todo eso, baños, trenes, subtes, lugares publicos. Saludos Nikki

    1. Si keres empezar te recomiendo la linea D donde tenes muchos candidatos!! Creo que el 70% de los pibes de ahi son comilones, y el resto no lo son por que aun no se dieron cuenta! En hora pico se va muy apretado, podes ‘sin kerer’ apoyar, o andar tocando. Empezas con algo sutil y cuando ves que se van dejando vas gradualmente intensificando jajaja.. Si un chabon se te pone atras es mas facil, vas incando la colita hasta llegar a destino 🙂

      1. También al revés Nikki!, es un verdadero arte, sobre todo en el subte, cuando todos apretados (ya he visto la técnica, igual que en los trenes, subir de los últimos para ubicarte bien) Pero ojo al piojo, que no a tod@s les puede gustar, pero en el caso
        que te guste el chabón que quedó adelante, muchos se hacen los boludos y se van PONIENDO “a tiro” y no estas seguro, pero sutilmente, te vas rozando y apuntado,
        ya se te irá con el roce, endureciendo, para los ratones de ambos y hay que ver si llevás boxer o slip y como la tenés ubicada, para “acomodarla” con disimulo y cuidando que no se te vea “la carpa” Lo que pasa es que LA MAYORÍA SE DEJA haciéndose los boludos y hasta se aprietan mas, no se si por diversión o placer,,, o probar “como podría haber sido” Si no les gusta es fácil cambiar de posición y a veces correrse.
        Si vos no lo fuiste a buscar, ni lo provocaste, no hay lugar a un mal encare.
        Eso si, igual que en Internet, llegó la estación, se bajan y casi corren hacia su destino como si nada hubiera pasado. (también en las modernas teteras, por eso venía tan bien tener alguna “al paso”)
        Hasta hace poco la moda del pantalón jean o bermuda caído y el slip a la vista (con a correspondiente marca y color diferente elástico, también, hasta el comienzo de la raja, era fatal, y mas observarlos en los pasillos, es cómico verlos, al deslizarse demasiado hacia abajo, los movimientos de volver a calzártelos mas arriba para que no se te terminen cayendo. Hay guachos que los llevan con cinturón pero se ve que también, flojo. (alguna vez me ha pasado a mi y es muy sexie sentirse deslizar cintura para abajo lo que tenés puesto y la adrenalina que produce la sensación de que se caigan y quedes casi o totalmente expuesto. Es raro eso, siempre es posible detener el desenlace final.
        Alguna vez a la inversa, hasta he metido el dedito y muy excepcionalmente, llegando al “orificio del placer” Actualmente estoy tentado por un lindo chabón robusto, que en uniforme de cocina se dedica a barrer el piso y pasar el trapo con desinfectante
        Es glorioso (y el lo sabe) hasta los pelitos de la raja verle, debiéndome “sofrenar”, siempre con las ganas y aunque fuera disimuladamente, de bajárselos aún mas, con algún dedo,,, y si fuera mas en privado (el ñoba por ejemplo que también limpia) METERLE mas que dedos,,,, lengüita primero,,,, hummmmmmm
        En los trenes de antes era mas fácil, según su antigüedad y lugares, hasta de llegar a penetrar, al vaivén y en la oscuridad de las madrugadas de invierno, con luces apagadas y solo las de las farolas al pasar,,, y mas aún, cuando se empezaron a usar los pantalones de jogging SIN NADA ABAJO, adecuadamente cubiertos por sobretodos ajenos o el propio “sacón” corto,,, Pero esas son otras historias de trenes que parecen ficciones, pero en que la realidad, supera cualquier fantasía,,,

  4. y además divertidísimo y real en la sensualidad y el goce de los chongos
    se SIENTE toda la adrenalina, incluyendo la de los oferentes,,, jajajajj

  5. Guau genial hermoso y exitante, la verdad que amo a la gente que al escribir sus relatos logran hacer que se reproduzcan en mi cabeza como una película muy bueno

    1. Me gustan las detalles, quizas aveces soy redundante, pero esta bueno captar bien el momento, tanto visual como lo que me pasaba tambien por la cabeza, eso hace la diferencia para mi.

      1. Así es Nickki; la cabeza es el principal órganos sexual. Hace la diferencia.
        Muy buenos y excitante tus relatos. Plenos de sensaciones. Gracias por compartirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE