El secreto de sus under | La ropa interior de mis amantes me revela como serán en la cama.

Compartir
Claudio Del GaggingTengo varios amantes, pero quiero centrarme en la historia de tres que son los más asiduos y a los que saco por sus interiores, uno que es tachero, usa siempre esos calzones de marca “Zantino”, que se compran en la Saladita y que deben estar a 3 x $100. Otro fletero le entra a los “Andros”; y solo uno que me llamó la atención por su juventud y ser usuario de “Narciso” una marca, a mi gusto muy gay y maricona, de pendejos que andan mirándose la pelusa del ombligo y -en mi opinión personal-  cojen muy mal.
El secreto de sus under | La ropa interior de mis amantes me revela como serán en la cama.

Me calientan esos calzones de marca “Zantino”, que se compran en la Saladita y que deben estar a 3 x $100.

Hoy les voy a contar la historia del de Zantino. Un tipo despreocupado de unos 50 años es el que mejor me garcha, es el autentico #chongo que se preocupa por recibir placer y darlo, da la sensación de estar con un hetero y tiene cosas de hetero, le encanta marcarme, con leche, meo o saliva,  no le van las mariconeadas y al momento del garche somos dos hombres en acción.

Alejandro (50) lo conocí hace 6 años, en un kiosco locutorio, que quedaba a unas cuadras de mi casa, terriblemente seductor me fue comprando con sus sonrisas y sus mensajes subliminales, hasta que un día ya tarde, me invita a pasar a una parte del negocio, reservada para clientes vip, donde había una maquina en un box con porno, me confiesa que es consumidor del mismo, pero que le gustaban las “pajas cruzadas con otros machos”. Accedí pero le comenté que dado que yo vivía cerca íbamos a estar mas cómodos en mi casa. Fue la panacea. Este tipo está casado, padre de dos hijas, ¿su matrimonio? ¡Si! Rutinario, aburrido, y él es el macho proveedor que sale a buscar alimento para el nido. Creo que es la mejor estructura a la que el adhiere, o sea mientras caza comida para llevar a su casa, también come “otras cosas”. En mi casa empezó a mostrarse tal cual es, posesivo, le encanta marcarme con todos sus fluidos. Goza el sexo oral que le hago y es algo que pide cada vez que viene. No besa. Pero sin embargo es muy cariñoso. No entrega el orto, pero le gusta que se lo chupen… junto con la zona del perineo y los huevos.  Le encantan los momentos que logramos en mi hogar, he tratado de juntarlo con mi otro amante Javier, pero son incompatibles.

El secreto de sus under | La ropa interior de mis amantes me revela como serán en la cama.

Los calzones de los tipos que nos refriegan sus vergas en la cara, también dicen mucho del “macho” que la porta.

Cada tanto le gusta cogerme, pero su predilección al acabar, es mi boca. Me confiesa que a fuerza de trabajo yo me gano la leche. Le gusta ver su guasca dentro de mí y observar como me la trago, inspeccionaba muy bien esta fase de nuestros encuentros. Mi boca lo pierde, y le encanta. Muchas veces llega a casa “mojado” y su slip “manchado” de abundante precum en señal –según dice- de que anduvo pensando en mí y la revolcada que íbamos a tener. Necesita mostrar todo lo que le pasa. Por esas cosas del destino y básicamente porque soy abogado, me reunió con su mujer para que le hiciera una sucesión de un familiar. En ese momento tuve mucho trato con la misma que me dio otro pantallazo de la historia de mi amigo sexual. Creo que la mujer sabe y aguanta. De hecho y por boca de él me enteré que en una pelea de pareja este le grito: Soy gay! Pero luego por miedo dio marcha atrás (cuak!), por considerarlo un sincericidio.

Hace poco nos hicimos un examen en una fundación, para ver nuestra serología y nos acompañamos en ese trance. A pesar de haber ido todo bien, la espera es a veces incomoda. Fue bueno pasar por eso juntos a sabiendas de que no somos exclusivos sexualmente el uno del otro.

Actualmente el kiosko cerró y hoy es tachero. En muchas ocasiones mientras le chupo la pija me cuenta de situaciones “hot” que vive arriba del taxi, lo que le da mucho más sabor al encuentro. Vive excitado, aun después de acabar le gusta andar en bolas por la casa, de hecho al contrario de mi anterior, cuando acaba, le gusta quedarse hablando en la cama o el comedor y se limpia cuando viene el momento del baño, algo que le gusta hacer conmigo para orinarme, “marcarme”, como los perros. Lo goza tanto que generalmente terminamos cogiendo de nuevo.

La semana que viene les cuento sobre el de “Andros”

Claudio Del Gagging

Soy un man tranqui, que vive la vida y deja vivir. Fanatico del gagging, cuento mis historias para el morbo de los demás. Osito amigo que no le hace asco a nada y no es melindroso a la hora de arreglar.

Compartir
Latest Comments
  1. Sex Hunter Sex Hunter
    • Claudio Del Gagging Claudio Del Gagging
  2. Lean

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE