El secreto de sus ojos. Un caso hetero friendly

Compartir
Nos prodigamos toda clase de besos furiosos, abrazos y le mamé la pija.

¿Como darnos cuenta si hay onda? 

  • ¿Si utiliza bóxer? ¡error! 
  • ¿Si se mira demasiado al espejo? ¡error! 
  • ¿Si le gusta toda la música de Madonna? ¡error! 
  • ¿Si se tarda más an arreglarse que su novia? ¡error! 
  • ¿Si utiliza una cobertura con piedritas de colores para su iPhone ¡error! 
  • ¿Si le gusta lubricarse un dedo y jugar con su culo? ¡error! (bueno, ahí si tendría mis dudas)

Para la gente que clama que tiene un “gaydar” muy activo y refinado, también no siempre funciona, pues está basado totalmente en estereotipos. Hay gente que si es más sensible y puede percibir detalles más sutiles del comportamiento de otras personas, pero aún así, no siempre es efectivo.

Hace unos años pasé frente a un corralón que hay cerca de la casa de mi madre y casi sin querer miré a uno de los chóferes de un camión a los ojos. Directo.
Pensé que me iban a gritar puto! Pero no, casi sin querer a este hombre fornido, con algo de panza, alto, medio pelado pero con unos increíbles ojos azules se le dibujó una sonrisa en la cara.

Igualmente seguí caminando unas cuadras hasta que el camionero se me puso a la par y ofreció llevarme, si es que no iba lejos, casi sin querer, también de mi boca salio la siguiente frase: “Tengo tiempo para algo rápido…”

Al segundo me quería morir, Gabriel que ese era su nombre me dijo: subí que algo se nos va a ocurrir. Ahora que lo tenía cerca podía apreciar sus ojos azul profundo, su barba a medio pelo y su perfume que me habían hecho parar la pija. Un bulto que se revelaba enorme. Y yo iba con una bolsa llena de verdura, nada glamoroso para el encuentro.

Lo cierto es que hay una forma inequívoca para saber si a un hombre le atraen otros hombres. Funciona en todas las ocasiones, en todos los lugares, en todas las culturas.

En estos tiempos en los cuales los hombres en muchos grupos sociales han aceptado su gusto por el cuidado personal y el buen vestir, siendo plenamente reconocidos como metrosexuales. Ahora esos estereotipos antes ligados a los gays, no son exclusivos: buen corte de cabello, cuerpo ejercitado, ropa de moda, uso de accesorios, realmente no significan ahora nada sobre la sexualidad de una persona.

Así que ¿cómo saber si un hombre es gay o hetero sin recurrir a los estereotipos tradicionales?

El secreto está en ver sus ojos, y no estoy diciendo que verlos a los ojos buscando su mirada, si no fijarse hacia donde están viendo y qué están viendo. Gabriel y yo fortuitamente nos vimos y quedamos ligados, si bien yo soy algo tímido para este tipo de encuentros y nunca me di maña para los levantes, tuve que esperar una ayuda del otro lado. De pronto nos habíamos detenido en una estación de tren, en Saenz Peña, cerca de la General Paz, nos bajamos y nos dirigimos a un baño de la línea San Martín, en donde no había nadie.
Yo jamás había hecho nada en un baño. Era la primera vez que entraba a una tetera.

Automáticamente nos prodigamos toda clase de besos furiosos, abrazos y le mamé la pija. Me aclaró que era solo activo, cosa que a mi no me preocupaba. El estaba muy tranquilo, como conociendo el lugar, del que me dijo, era habitúe. Busco solo que me la chupen. Una descarga y sigo laburando.

 

Amigos con Derechos:

Así se presentó siempre la relación, sin incomodarnos y sin reprocharnos ni exigir nada del otro. Nos hicimos amigos con derecho a roce, con él conocí saunas, cines y pirigundines fascinantes de la peor calaña, también logramos hace unos años hacer un viaje juntos, nos tenemos confianza y hasta nos hemos ayudado económicamente para salir de apuros que tenían que ver con nuestros matrimonios, como hacen los amigos.

De esto ya pasaron 8 años, de esa primera mirada, de esa cogida en el baño y todas las que vinieron después, Gabriel sigue casado con su mujer y según él tienen el sexo que debe tener una pareja de 15 años de matrimonio.
No sé… Creo que a ambos nos vino bien este reconocimiento externo, que -es raro decirlo- fortaleció nuestras relaciones. Yo estuve varias veces en pareja desde que lo conozco y soy de pensar que el hecho de tener algo afuera fortalece lo de adentro. 

Así que a prestar atención cuando uno está en un lugar público, siempre habrá una mirada furtiva que se escape a ver algo que le atrae. De verdad no falla, no parpadees, pues puede ser sólo un instante, pero siempre habrá algo que lo haga voltear rápidamente y chequear a alguien que pasó en frente.

Si está apenado por ver lo que vio, incluso bajará los ojos antes de regresar a su conversación o a ver a las personas con las que está. Ya sea porque está con el novio o simplemente no quiere que alguien más se de cuenta.

Es muy sutil, pero 100% efectivo, te llevarás grandes sorpresas cuando sorprendas a alguien que ni te lo imaginas viendo a otros hombres.

Así que la próxima vez que anden en el supermercado, en la calle o en un restaurante, miren a donde se van los ojos de los hombres a su alrededor y a ver qué descubren. Que de la muerte y los cuernos nadie se salva.

Mariano Sepulveda

Periodista, Abogado, estuve ligado a la música y al deporte, llegué a jugar fútbol soccer profesional. He escrito en periódicos y guiones para televisión.
Involucrado en el show business y fanático de River, emprendedor, ansioso y en ocasiones demasiado honesto, amante de los viajes. Padre soltero con dos hijos…

Compartir

5 Replies to “El secreto de sus ojos. Un caso hetero friendly”

  1. es al azar… ojo que si ves alguien mirando bultos tampoco es garantia… yo no encaro salvo q haya onda explicita xq te podes comer un garron terrble. X ahi es gay reprimido o no quiere levantar en el tren

  2. es muuuuuy cierto. En el anden del tren/subte somos muy obvios!!! jajaja encontras cada macho q de repente mira un bulto…. a veces mirando varios! A mi me resulta tan facil levantar en cualquier lado a tipos que ni por las tapas pensas que le puede gustar la tripa…

  3. Si es homosexual o no,no es el problema,el problema es la promiscuidad y la falta de cuidarse,y de cuidar a su pareja del SIDA y otras pestes. No por la monogamia, está comprobado que los hombres no somos monogamos, pero un poco de onda no está de más cuidarse en principio por uno y despues por los demás, hoy no solo hay que cuidarse del sida sino del herpes, o la hepatitis, hay tanta peste! Lo digo por mi propia experiencia, soy vigilador nocturno y muchas veces me hago tirar la goma en el mismo lugar donde laburo… los pibes vienen directo a tomar la leche, yo se que no tengo nada, que no hay drama pero los flacos ni siquiera preguntan se toman hasta la ultima gota… y muchos tienen alianza de oro… es re loco…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE