El Futbolista de mi pueblo (II). La obediencia de un maquiavélico

Compartir
Fred Barbas

Fred

En el posteo anterior les conté cómo empecé a salir con el futbolista que había hecho campeón del torneo apertura del Uruguay a un cuadro chico como es el Rocha Fútbol Club. Era algo que tenía pendiente, que me calentaba y que cuando tuve la oportunidad no me paro ni el frío bajo cero de un crudo invierno de un pueblo a orillas del Océano Atlántico. Fui y me lo comí sin pensarlo.

A veces cuando quiero emputecer a un macho, soy muy maquiavélico. Al Rodrigo me lo quería coger. Esa cola dura, firme como dos montañas, toda depilada, el color de piel y la suavidad, las piernas torneadas y sin nombrar la sonrisa y los labios gigantes y los dientes blancos como marfil me tenían enloquecido. Quería más, no me había alcanzado con lo que hice aquella noche. Tenía novio y de tan alzado que ese macho me tenía llegue a cogerlo pensando en el otro.

Una tarde mi amigo Antonio (icono gay del pueblo, el primer puto visible un hombre fino, educado elegante y viajado) me invitó a tomar el té con él y con la madre que la ves y parece una diva vieja como si fuera Jane Fonda. Sentados al borde de la piscina y con una vista bellísima como paisaje de fondo le conté a mi amigo lo que me había pasado. “Lo quiero”, me dijo. Estamos hablando de un hombre que se hizo coger hasta por el comisario del pueblo en aquel momento. Pagaba lo que fuera pero tenía al macho que él quisiera adentro de su cola. “Bisexualizando machos” como él decía, porque los tipos empezaban cogiéndoselo a él por plata y después se entusiasmaban y ligábamos nosotros, los gays menos pudientes. Porque cuando el macho se emputece y se anima a cogerse un puto, después termina queriendo ir más allá. Y empieza a explorar el placer anal y se deja generalmente coger. Y eso nos hace felices a los que somos gays activos.

“Si me lo consigues, dile que le pago 200 o 300 dólares, lo que sea”. Yo solo le respondí “Te parece que vale tanto?” Estaba hablando con el dueño de mucho campo y vacas y esa Plata que para mí era mucha para él no era nada. Además su autoestima siempre había estado un poco lastimada por el bullying que sufrió x puto en la época de la dictadura y otras cosas que le pasaron que no vienen al caso. Pero el tema es que de haber mamado al jugador del fútbol me estaba convirtiendo en casi un representante, un fiolo. Cuando dije que soy maquiavélico es porque internamente sabía que mi amigo lo iba a querer y como contrapartida en el negocio yo dije que mínimo los quería mirar porque siempre he sido Voyeur.

Arreglado todo para el fin de semana, Rodrigo agarro viaje x 200 dólares. Llegamos a la casa de campo de Antonio y parecíamos estar en una telenovela donde el padre (en este caso yo) entregaba a la niña al terrateniente. Rodrigo sudaba frío, tenía miedo de que Antonio no fuera discreto. Rodrigo hacía años cogia putos casados pero no gays y le interesaba mucho la discreción. Tomamos un par de whiskys para distender y Antonio saco unas líneas de merca. Yo quede medio descontento porque no consumo ni consumiré pero para mí sorpresa al famoso macho futbolista se le encendieron los ojitos. Le encantaba la merca. “Y si no se le para, pensé… que plata mal gastada”.

Tomaron merca hasta que parecían los perros de la noche de las narices frías. Nadie hacía nada sexual. Yo tomaba whisky y miraba unos videos de Shakira. En eso, veo que Rodrigo se desviste. “Vamo a coger o no?” Dijo. Yo le respondí “Yo vine para eso pero estamos pasando bien igual”.

Antonio le dijo que se sacara el bóxer y se mostrara para nosotros. Era como una mercadería de lujo, algo inolvidable. El cuerpo perfecto a la luz baja y el reflejo de la estufa en su cara lo hacían todavía más hermoso. “Pone porno Freddy y que este se pare la pija” dijo Antonio. Yo soy obediente y puse porno gay, que es el q me gusta a mí. Cuando Antonio vio eso, me dijo “boluda, pone alguna de rubias tetonas que se chupen la concha entre ellas así este guri se alza”. Hice caso nuevamente.

Mientras en la tele dos rubias se cogian entre ellas, y yo miraba de reojo porque me daba asco, mi amigo Antonio le babeaba la verga a Rodrigo. Y no se la chupaba. Tomaba agua y se la escupía. Se la babeaba literalmente. En eso me dice “se la estoy lavando porque estos siempre tienen olor a concha” y yo me tuve que reír. El guri estaba quieto, inmóvil como una mercadería que se dejaba hacer de todo. Ya entre el alcohol y la droga había perdido vergüenza y miedo.

 

“Ahora mostrame la cola” dijo Antonio. El Pendejo se dio vuelta y mostró el culo perfecto que tenía. Antonio se lo abrió y empezó a chupar como un perro tomando agua. Yo viendo todo eso me empecé a excitar, tenía la pija dura para el costado pero guardada. Fue una larga chupada de culo y el puto le decía al macho “así te lo hacen las minas?” Y el macho le dijo “no vos lo haces mejor”

Yo veía todo súper caliente con ganas de cogerme a cualquier ser humano que estuviese enfrente a mí.

“Vamos al cuarto, Freddy veni” dijo Antonio y fuimos a aquel dormitorio hermoso decorado entre lo antiguo y lo moderno. En una cama King size nos acostamos los tres.

“Se te para a vos?” Le dijo mi amigo al futbolista. “Si pero con merca no”. Entonces Antonio agarro y le dio dos viagra que en aquella época era como oro puro porque no había acá en el Uruguay y menos de venta libre. “Tomate esto y relájate, te voy a hacer un masaje”

En ese momento, Antonio sacó de unas placas una valija conteniendo todo tipo de juguetes sexuales.

“Hoy vas a conocer lo que le hacen las chinas a sus hombres” le dijo.

Agarro las famosas bolas chinas. La cara del macho no la recuerdo bien pero supongo q entre el whisky, la merca, el viagra y la calentura q teníamos todo fue de sorpresa y sumisión. No nos olvidemos que le estaban pagando buena guita. Y para lo que gana un jugador de un cuadrito chico es pila y más en esa época.

Antonio le fue metiendo una a una las bolas chinas al macho y el aullaba de dolor y placer pues tenia según él la cola virgen. Mientras Antonio jugaba yo me pajeaba porque el nivel de morbo allí era altísimo. Las bolas salían limpitas y Antonio las chupaba. A todo esto, la garcha del futbolista bajo el efecto del viagra y la estimulación anal se había parado y estaba dura y enorme como una roca. Su pija era digna de un actor porno, es más todo el y su belleza superaban ampliamente a muchos actores y modelos.

“Sentate puto” le dijo Rodrigo a Antonio, “ya me rompiste el culo c las bolas esas ahora comete esta que el puto aquí sos tu”. Antonio lentamente forró la pija inmensa y venosa del chongo y se sentó y lo cabalgó unos minutos. Yo seguí tomando whisky.

Antonio es muy besador y a algunos chongos no les gusta. Antonio le violaba la boca y el chico estaba incómodo. Me miro como pidiendo ayuda. Me acerqué y les dije “de la mitad para abajo del cuerpo de Rodrigo es propiedad de Antonio y de la cintura para arriba es mío”. A veces me pongo Salomónico y quedaron los dos conformes. A mi el guri me re besaba y yo metía lengua y mi pija se iba endureciendo cada vez más y me la tuve que sacar.

Sonó el teléfono, había pasado un problema con la madre de Antonio que a pesar de ser como una diva de linda, es vieja. “Me voy gurises, es mamá” Antonio es el típico puto grande que se encarga de su madre vieja. “Te dejo lo tuyo arriba de la mesa y vos, Freddy cerrame la puerta cuando se vayan y llévamela a mi casa”

De pronto me veo solo otra vez con ese macho del Rocha Futbol Club, esta vez estando el drogado, borrachos los 2 y en una cama inmensa. Soy boludo, lo sé, no supe que hacer y el me dijo “chupa ya que estamos acá aprovechemos”

Cuando le agarre la pija la disfrute muchísimo, se excito abundante y me cogio la boca. Duro, me sentí una puta. Me asfixio con esa pija que ya es enorme sin viagra imagínate estirada al Máximo con el viagra. “Con la merca no puedo acabar”, me dijo.

“Tengo ganas de seguir, ¿que se te ocurre?” obviamente las bolas chinas de Antonio habían tenido efecto en el chongo. “Cogeme, pero partime bien el orto que me duela” y yo que soy obediente, me puse un forro y sin gel ni nada lo cogí.

Fred Barbas

Tengo 40 años y vivo hace 7 en MVD en mi segunda temporada. Soy de Rocha, bien al este de Uruguay. Pero soy profesor de Historia y de inglés este año cumplo 20 años en la docencia, he trabajado con el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA en dos proyectos. ESCRIBIME freddy2013uy@gmail.com

Compartir
Latest Comments
  1. Diego Perez
  2. Lucas
    • Fred Barbas Freddy González

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE