El Eros pedagógico (los alumnos que se excitan con el profesor)

Compartir

Fred Barbas
Fred
Cuando entré la primera vez a ese liceo, sinceramente me quise morir. Eran todos hombres divinos y yo tenia 5tos y 6tos. Algunos muy simpáticos, otros re engreídos, pero todos queriendo aprobar los cursos y más inglés que es una materia “cuco” para la mayoría de la gente porque si no exoneran saben que se viene un verano “perdido” de clases particulares, gasto de plata etc. Encima creo que les permiten hasta 3 bajas.

Eran algunos tan lindos que cuando ponía un ejercicio en el pizarrón me pasaron cosas locas como distraerme mirándoles la cola, olvidarme de los nombres porque mi mirada se iba hacia los bultos (pueden usar Capri en épocas de calor, que son como unos pantalones mas cortos de jean o de algodón) y también alguna erección en clase tuve, que dicho sea de paso me tuve que sentar en el escritorio para que no se me notara.

Si un futbolista está bueno, tener 18, 19 por grupo, y las muchachas que en ese liceo son pocas (como 6 por grupo) es enloquecedor a la larga y a la corta también. Se portan bien, son demasiado simpáticos y hay como un ambiente que uno que es gay siente en la clase que no se sabe si es homoerotismo, algo de ego demasiado alto y las chicas enarbolando los. Igual con esos grupos, trabajé bárbaro la verdad. Algunos, pienso que para exonerar hasta hicieron trabajos sobre “Diversidad” y me dejaron contento. Es que cuando hay motivación, por más que no les salga de adentro, que sea para aprobar, se trabaja re bien en una clase.

Igual, yo conocí a Darío cuando iba a tercero de liceo y en Atlántida. El era muy lindo y supongo que sigue siéndolo. Pasó el tiempo, me lo reencontré en el liceo “federado” porque ya estaba grande y era jugador de futbol. Darío desde que lo conocí me habló de Cazuza el cantante brasilero, si yo lo conocía etc. Y claro que lo conocía, es un icono gay. (Para los que no lo conocen, una canción que se hizo casi un himno es “El tiempo no para” que fue tema principal de una novela argentina)

Hasta ahí para mi era un gurí rebelde que en tercero de liceo no hizo absolutamente nada, te desarmaba la clase en dos minutos pero era tan bonito y comprador, tan alto con ojos tan grandes, el pelo tan negro y las pestañas enormes y largas. Con muchos tatuajes, para mi era un pendejo común y corriente que si, se destacaba por lindo, tenia toda la onda y se chuponeaba a todas las gurisas en los viajes y esos eventos que hay que organizar en los liceos de ciclo básico. Ahí el tenia capaz 17 años porque la edad para estar en tercero son 15, y se que el era repetidor y si tuviera más de 2 años del promedio ya lo habrían pasado para el nocturno. En realidad el no hacía nada, pero sabía pila de inglés, porque iba a clase particular, y me salvaba los escritos entonces aprovechas y en el promedio le bajas la nota por “mala conducta”.

Años después, me lo reencontré en el liceo de los futbolistas, por supuesto que lo reconocí, y se había venido para Montevideo a jugar al futbol contratado por alguien a un club que no se bien cual era pero era de segunda o tercera división. Seguía lindo, muy lindo y ya no era un pendejo de 17 años, era mucho mas grande, quizás 21 la verdad que son tantos años de profesor (y de puto) ja que me olvido un poco y pierdo la noción del tiempo. Como venia contando, Darío había sido rebelde, lo vi con mas tatuajes todavía, pero en el liceo este de acá de Montevideo estaba tranquilazo porque tenia que aprobar todas las materias para seguir jugando al futbol que parecía que era su pasión y seguir cobrando el sueldo. Solo que su cuerpo era cada vez mas lindo y tonificado o sea, ya era un hombre grande, hermoso, me enteré que había tenido una niña que se llama Bruna, y se había tatuado en el pecho el nombre de la hija. Además usaba expansores de oreja, la ropa siempre divina, el muchacho tenia toda la onda, sinceramente. Igual ahí adentro de ese liceo, era uno mas del montón, la verdad que mis ojos me llevaban a mirar a otros y como dije, ahí se trabajaba re bien y con un clima súper tranquilo porque todos querían participar o sea, salir adelante para aprobar el año porque todos tenían sueños de ser estrellas.

Pasó un tiempo, capaz tres o cuatro años mas, yo en Facebook (para variar) y me agrega Darío a Facebook, ahora ya en una nueva faceta de su vida. Empiezo a mirar las fotos y no había tenido suerte con el futbol, tenia 2 nenas y se había hecho policía en Maldonado. Lo acepté y no me habló por mucho tiempo como cuando aceptas a alguien de onda. La verdad que el uniforme de policía le quedaba muy bien, y yo no lo había visto nunca con el uniforme de futbol. Me dio un poco de pena que no hubiera podido cumplir con sus objetivos pero sabemos que la del futbol es una profesión donde de 100 triunfan con suerte 3 , 4.

Ahora además del tatuaje que decía Bruna en el pecho, tenia otro con el nombre de la otra nena en un brazo y en el otro brazo tenia una frase de Cazuza, que bien no recuerdo de que canción es, pero creo que es de una que se llama “Exagerado”.

Resultó que, el chico de Atlántida, que yo había visto nuevamente en Montevideo, que había sido bad boy, después intentar la carrera futbolística, y le fue mal, estaba de policía en Maldonado y tenia otra novia que era del Chuy por lo tanto iba casi todos los fines de semana a verla. Si es por aclarar, esa novia no era la madre de ninguna de las dos nenas. Pensé que estando tan bueno, la cagaría a cuernos en Maldonado y que le duraban re poco las novias o mujeres.

Como conté pasaron algunos meses y no me habló y en un finde semana que yo me iba para Rocha, me escribe en el estado de Facebook que puse “Yo también voy para allá este finde, teacher”. Yo muy en mi rol, le comenté “Dear Dario, its gonna be great to meet you” (que seria genial encontrarlo) jaja pero encontrarlo en inglés no tiene el sentido que le damos acá al encuentro de cita, sino que meet es encontrarse, conocer gente pero no tiene connotación sexual como acá que decimos por ejemplo “un lugar de encuentros” o una “pagina de encuentros gay”.

Llego a casa de mi abuela, como a las 21 horas de un viernes, estaba cenando y recibo un mensaje unas dos horas después en interno. Era Dario que me avisaba que estaba en el pueblo, en el Pub del pueblo y que pasara por ahí para tomar unas y conversar ya que nos conocíamos de hacia muchos años, capaz 10 o mas. Ahí pensé que rápido que pasa el tiempo, que viejo que estaba y como decía Cazuza “El tiempo no para”.

Le puse que tomaba un café y que iba hasta ahí a saludarlo.

Llegué al Pub, se estaba comiendo a besos a una pendeja de 14 años y el, según mis cálculos, tendría 26. Llegué y me dio la mano y un beso en la mejilla y me dijo que era genial reencontrarse, tanto tiempo, me mostró fotos de las hijas (divinas) y quedamos tomando un whisky yo, y ellos unas cervezas. Empezó a llegar gente, se armó un bailecito y yo tenia ya ganas de irme para casa, saludé y me fui a acostar porque los viajes hasta allá son agotadores, sumado al whisky (tomo muy poco alcohol y no aguanto nada) y me despedí y me fui caminando para casa que es al lado de la agencia de Rutas del Sol. A todo eso serían la 1 de la mañana. Como la novia de Dario, la oficial, no la guacha del pueblo, era de Chuy, a las 5 de la mañana el tenia que ir para el Chuy en el turno de Rutas de esa hora (eso me había dicho y me había hecho una seña que no dijera nada a la pendeja de su novia) ya que no la tenia agregada a Facebook y se estaba portando mal.

A las 5 menos algo de la mañana, empiezo a recibir mensajes de un numero desconocido, para venir a casa a dormir conmigo y me firmaba que era el. “Quien te pasó mi numero?” fue la pregunta mas boluda del año y menos importante, porque en un pueblo todo el mundo tiene los números de todo el mundo. Mi abuela dormía en la otra punta de la casa, y yo no me hago rogar, aparte pensé en todo lo que habíamos pasado con ese guri que había crecido y le dije que entrara por la puerta del fondo sin hacer ruido, que se la dejaba abierta.

Apenas entró, Dario me besó en la boca. Y de lengua.

Yo estaba mudo, asombrado, pero también caliente y el me agarró con fuerza, pienso que al estar tan borracho se había puesto violento.

Ahí me dijo: “hace años tengo ganas de hacer esto, muchos años”

Yo pensé: “Es el Eros pedagógico” (algo que él no tenía idea lo que era pero dije, “Borracho no cuenta, así que no te creo”, entonces me dijo: “en realidad no estuve tomando alcohol, estuve tomando coraje”.

No fue la primera vez en mi vida y no será la ultima que me comí a un ex alumno porque ellos van creciendo haciéndose mayores de edad, se van a la capital a estudiar y se vuelven hombres, yo envejeciendo y creo que el profesor gay genera morbo, es el Eros pedagógico gay que empieza a actuar y hay una especie de calentura de los gurises hacia el profesor gay, si usted lector es docente sabrá de lo que hablo. Así como también en muchos casos el Eros pedagógico gay se transforma en rechazo. En este caso eran años de conocerlo, de tensión sexual, de ganas acumuladas.

Yo me vi con ese macho divino, se me vinieron mil cosas vividas en clase como flashbacks y agarré y pensé para mi “me lo merezco” (porque siempre q me agarro un macho bueno, es lo que primero se me viene a la cabeza). “Freddy, relájate y disfruta”.

Nunca salí con un alumno, siendo alumno mío. Por suerte no caí en tentación.

Volviendo a Dario, me lo quise coger, pero no se dejó, es mentira que borrachos todos entregan la cola. Igual hubo muy buen franeleo, mucha cosa acumulada de años, mucho morbo, muchas ganas, y me vi chupándole la pija a un hombre que era milico azul, que estaba de civil, pero que me la estaba mamando el a mi también y de pronto cuando se acabo, se durmió en mis brazos. Que pelotudo que fui, a veces me río de mi mismo cuando me pongo romanticón, pensé que era un momento tierno al tenerlo ahí en bolas, después de tantos años, en mis brazos dormidos con olor a alcohol, a macho y a leche. A mediodía, se levantó, mi abuela estaba en el hotel, yo estaba solo, se puso el uniforme que tenia adentro de una mochila, para no pagar el pasaje a Chuy, ni se bañó, me dio un beso y me dijo “Nos vemos en Montevideo en algún momento” y yo otra vez como un pelotudo le dije “Me encantaría”.

Antes de irse, me dijo que siempre había querido estar con un hombre y que una vez, para hacerme una presentación en inglés de su cantante favorito, Cazuza, le dio por mirar porno gay y había pensado en mí. Por supuesto no lo vi nunca más. Salvo por Facebook, que todavía lo tengo acá, pero no le hablo y el a mi tampoco y las hijas están grandotas y el es un policía divino casado con la novia que tenia en el Chuy. Si pinta lo veré en algún momento, por lo pronto cada vez que voy a Rocha, aviso por Facebook a ver si me contesta algo, pero no, al menos no por ahora y aún tengo esperanzas y no quiero creer que eran ganas de años atrasadas o el Eros pedagógico gay y solo morbo y que no voy a estar con el nunca mas, me niego a pensar eso. Lo que es increíble que el tiempo no para, que pasa volando, que los chicos crecen, que se hacen la cabeza, que las gente coincide si tiene que coincidir en varios lugares, que los sueños de algunas personas se desvanecen y que las realidades son mas fuertes que las ficciones, que el futuro repite el pasado.

“Eu vejo o futuro repetir o passado, eu vejo un museu de grandes novidades, e o tempo nao para”

Cazuza.

Saludos! Gracias por leerme, contar estas cosas es como una terapia, porque revuelvo mi vida mis memorias y me hace bien sacarlas y compartirlas con ustedes.

  1. NUNCA RELEO LO QUE ESCRIBO, SIEMPRE LO DEJO COMO UN FLUJO DE CONCIENCIA.

Sus comentarios a: freddy2013uy@gmail.com

Instagram: fred_barbas  😉

Fred Barbas

Tengo 40 años y vivo hace 7 en MVD en mi segunda temporada. Soy de Rocha, bien al este de Uruguay. Pero soy profesor de Historia y de inglés este año cumplo 20 años en la docencia, he trabajado con el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA en dos proyectos. ESCRIBIME freddy2013uy@gmail.com

Compartir

2 Replies to “El Eros pedagógico (los alumnos que se excitan con el profesor)”

  1. Que loco que se hable de diversidad y después salen con el macho hetero curiosio, en el fondo le gustan el patriarcado. Cuanta hipocresía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE