EDITORIAL: De ignorancia, riesgo, pasión y muerte.

Compartir
Ale K

Por Ale K – Leo la nota Heterosexual & con novia, y me parece que no es nada diferente a lo que pueda aparecer en la categoría, tiene fotos y links a videos de Julián -su autor- donde aparte de ver que puede ser una persona, (por la edad, factores sociales y de cultura general) que ha fugado a la genitalidad, vive su sexualidad y la muestra.

Creo que es en este punto donde aparecen todas las voces del coro (al modo de la Tragedia Griega) diciéndole todas las cosas que le van a pasar en un futuro tal vez no muy lejano. Quizás él sepa o intuya que es lo que puede pasarle estando en la línea de fuego con todas las ETS sin tomar precauciones. (Lo importante sería que una vez que algún contagio ocurra tome el toro por las astas y siga para adelante, la relación entre fecha de contagio y diagnóstico precoz, sigue dando buenos resultados).

Los comentarios -que a ellos me refiero- son realmente alarmantes y movilizantes!  ¿Qué es lo que le pasa a estas personas que se presentan a vociferar todas las maldiciones que se ciernen ahora sobre Juliancito?

Veamos, los heterosexuales son visibles, los homosexuales somos invisibles, todo el mundo, salvo prueba de lo contrario, asume la heterosexualidad de quien tiene enfrente. Sólo recientemente las personas gays hemos obtenido una cuota de visibilidad, razón por la cual muchas personas suelen pensar que existe ahora una igualdad aunque todavía no es posible para la mayor parte de los homosexuales identificarse como gays abiertamente en sus trabajos, lugares de estudio, con las amistades, la familia, para los muy jóvenes como es el caso los blogs y las redes sociales, etc.

La invisibilidad es una característica fundante de la identidad homosexual, aunque hoy sea arduamente combatida desde el activismo de gays y lesbianas.  La invisibilidad empuja a la homosexualidad hacia el “closet”, hacia lo privado, y de hecho es muy común escuchar decir a alguien que respeta a los homosexuales porque la sexualidad es algo privado, cuando esta se hace pública o como en el caso de Julian por su corta edad, “nace publica” como algo natural mueve a todos los demás tal vez los que somos mayores, tenemos más trayectoria en menesteres sexuales, a manifestarnos con un sinfín de represiones que nos anteceden, que son arcaicas.

Es verdad que la juventud también llega con ignorancia, es decir: “escupir saliva no nos protege de un contagio por vía oral…” 

También sucede que es huésped en un bello y joven cuerpo que aún no ha llegado a los 20. De alguien que tal vez no sepa los requisitos mínimos de la higiene sexual. La ignorancia también es en este caso un pasaporte a la muerte. 

Muchos ignoran que son portadores por una sencilla razón se ven lindos y sin síntomas. Siendo joven quien consultaría a un medico por un chequeo?

Todas estas seguridades, se desvanecen cuando el agente de salud te sienta y te dice: “Tengo que darle una mala noticia, el HIV dio positivo”.

Y tomo para ilustrar un comentario anónimo muy acertado dentro de este coro griego que trae información para el atribulado Julián, información de la buena: “emmm todo lindo, pero no Julian ningún virus se elimina en la saliva!

Yo no me meto en si vos te cuidas o no, pero deberías informarte bien sobre las formas de contagio.
No es mi intención tirar mala onda, cada uno hace lo que quiere, solo me llamo la atención la mala información. Insisto escupir no te asegura que no te contagies, el contagio no se produce por que el virus llegue al estomago, se produce porque el virus tome contacto con alguna lesión en tu boca, cosa que es bastante común.
Lo que si es cierto es que el sexo oral es la practica menos riesgosa, pero “la chupo y escupo saliva con eso me cuido” es tan efectivo como poner una alpargata abajo de la cama como método anticonceptivo!”
Creo también que ver a Julián en pleno acto sexual provoca un RE-PENSAMIENTO de nuestra propia vida sexual y
los cuidados que tomamos en nuestra higiene, es decir, lo que provoca, lo que moviliza no es la vida sexual de Juliiancito, es la nuestra.
Pero, ¿como conciliar este deseo, este placer con el riesgo? No solo del temible HIV sino de cualquier ETS que te joda la vida o por lo menos un tiempo.
¿Como resistirse a la tentación cuando en un cine o en la vida te ofrecen una hermosa pija, dura y caliente? ¿O en un Glory Hole, donde la pija es en sí en todo su esplendor y nada mas, ni siquiera sabes de quien es, de que cara, solo el monumento a la japi esperando que una boca caliente se la trague?
¿Nos arriesgamos o nos frustramos?
Ale K

Licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays. Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. Tratamientos analíticos: Individuales adolescentes y adultos; parejas y grupos. Contactate a través de www.psiquiskype.com

Compartir
Latest Comments
  1. emanuel fer
  2. Fernando River
  3. DAni
  4. Anónimo
  5. Matias
  6. Nico, Nico
  7. Anónimo
  8. Lautaro Anchorena
  9. Ale K
  10. Anónimo
  11. Mariano
  12. Anónimo
  13. Tiziano
  14. Anónimo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE