Desde el Diván: consideraciones practicas para salir del armario.

Compartir
 armarioPor Ale K Muchos de los pacientes que llegan al consultorio vienen a punto de atravesar esta  instancia, pero muchas veces no piensan en los pro y los contra de esta decisión. 
Siempre cuando uno apuesta por una decisión luego debe sostenerla, es así que atiendo chicos que llegan con un gran miedo o pánico a que dirán en su entorno, familia, trabajo o comunidad educativa. Algunos tienen en claro el camino pero no la etapas y otros consultan primero para ver que es lo que hacen. 
Cuando uno decide dejar el armario, o salir del mismo, debe tener en cuenta algunas consideraciones. 

Visibilidad: En definitiva estás tomando una decisión valiente, y serás mucho más feliz en el largo plazo que si tratas de ocultarlo. Nada es más importante que ser positivo respecto a tu sexualidad. Antes de esperar que otros lo hagan, aprende a aceptarte a ti mismo. – si no te sientes cómodo con la idea de ser públicamente gay, bisexual o lesbiana, piensa acerca de esto a conciencia. No todo el mundo está listo para deshacerte de los viejos prejuicios, pero saliendo y siendo un miembro visible de la comunidad, estás haciendo algo por crear cambio social y aceptación. Aunque algunos puedan sentirse inicialmente incómodos o extraños con tu revelación, la vida es más feliz y más auténtica solamente cuando sos abierto con quienes están a tu alrededor.

Hay que estar preparado. Piensa en tu familia, tus amigos, compañeros de trabajo, y comunidad antes de abrirte con ninguno de ellos.
¿Muestra alguna de estas personas un comportamiento homofóbico (recuerda que estar opuesto a la homosexualidad no es considerado un comportamiento homofóbico). Alguno puede decirte que te seguirá tratando pero que no lo acepta.

El factor religioso: Muchas religiones no aceptan la homosexualidad, y aunque las creencias de otros deben ser respetadas, no hay razones para tolerar religiones o gente religiosa que promueven la intolerancia. Puede tomarles algo de tiempo hacerse a la idea aceptarlo, de la misma forma que tu lo hiciste. Puedes estar casi seguro que las primeras personas a las que se lo digas serán positivos y comprensivos, y espera hasta estar más seguro para decírselo a otros. Te puede ayudar contárselo a alguien que sepas que es gay. Tus padres podrían tomarlo bien, pero podría no ser así. Es algo que debes considerar, si no lo toman bien, pensá que son de una generación diferente y y que realmente no piensen que sea lo mejor para vos

Preparate para recibir preguntas. Pueden tener miedo de como te va a tratar la gente, o de si nunca vas a tener hijos, (la más común: el tema SIDA) como si los heterosexuales no se lo contagiaran, son preocupaciones reales, así que trátalas con cautela.
Si tu interlocutor es muy religioso, busca con antelación algún material que te permita tratar el asunto desde un punto de vista positivo.
Si estás en una situación en la cual crees que podrías ser repudiado o incluso proscrito de alguna comunidad, esperá hasta que estés seguro e independiente antes de salir a contarlo.

Elegí bien a la primera persona que se lo vas a contar. Muchas veces TÚ tema personal, se olvida y se convierte en la bomba de la semana. 

Empieza a contárselo a otros amigos conforme te sientas más confiado con tu identidad. No es necesario que se lo digas a todo el mundo a la vez; cada uno reacciona diferente, así que decile a las personas separadamente en el momento adecuado, cada persona vibra en diferente sonido, por eso esta charla que debe ser profunda nunca sera igual con todos tus conocidos o allegados, hacelo cuando tengas privacidad y suficiente tiempo para discutirlo.

Si no quieres hacer de esto un gran tema, (hacer la puesta en escena) tratá de meterlo en la conversación. Si vos no lo planteas como una catástrofe, nadie lo tomará como una.

Sé inteligente. Dependiendo de tu ambiente, puede que tengas que enfrentarte a la no aceptación, es importante que estés preparado para tiempos potencialmente difíciles. Asegúrate que no corres ningún peligro y prepárate para enfrentar lo que se te puede venir. La comunidad entera no necesita saberlo a menos que te sientas confortable con la idea de que todos lo sepan, y que tengas la suficiente seguridad e independencia para hacerlo. Desafortunadamente, puede que estés en una situación en la que dependas de alguien o de algo que podría posiblemente cambiar si declaras tu homosexualidad. En una situación como esta, puede que tengas que cambiar eso de lo que dependes antes de dejar saber tu condición sexual. Puede significar que tengas que buscarte tu propia casa, o buscar otro trabajo.

Soy lo que soy! Orgulloso de quien sos. TÚ cabeza en alto y no dejes que nadie te haga sentir avergonzado. No te disculpes o averguences por tu condición cuando se la cuentes a alguien. Aprende a que no te importe lo que los demás dicen o piensan de ti. Esto es realmente importante para demostrarle a todos aquellos que te quieren, que todos tenemos momentos difíciles tratando de imaginar que alguien pueda ser feliz haciendo lo que no quiere, la gente heterosexual a veces tiene dificultades para entender como una persona homosexual puede estar feliz.

Paciencia. Recuerda que incluso a ti mismo te tomo tiempo aceptar tu sexualidad, así que puede que los demás también ocupen ese tiempo. Debes ser moderado – esta bien encontrar orgullo dentro de ti mismo, pero no trates de forzar que los demás piensen o tengan tus mismas creencias. A algunas personas les puede resultar difícil, pero no permitas que no te respeten. Si eso sucede, simplemente ignora a esa persona-

Trata de hacer amistad de con gente nueva: homosexuales, heterosexuales, o bisexuales; algunas veces la gente puede ser muy comprensiva y ayudarte a pasar por toda esta situación de una mejor forma. No está bueno encerrarse. 

Para tener en cuenta: 

Contárselo a todos algunas veces no es lo mejor.
Tené tu seguridad en cuenta cuando escojas el momento y como salir del armario. Si se vive en una lugar muy conservador, podrías pedirle el consejo a otros miembros de esa comunidad, para que aprendas de sus experiencias.
Si estás siendo víctima de acoso escolar o en el trabajo, no tengas miedo a pedir ayuda de figuras de autoridad y asesoría legal especifica.
Tené cuidado con tus relaciones con amigos. Sé respetuoso de la familia y conocidos, y nota cualquier cambio en su comportamiento hacia si. Si ves que se sienten incómodos o poco cómodos con tu homosexualidad, dales tiempo. Si no pasa, manéjalo hablando con ellos tan pronto como puedas.
Evita el puterio! Puede que la gente piense que no debe confiar en vos si se enteran a través de los demás. Si tu decisión tendrá un efecto definitivo en cierta gente ligada directemente a tu vida, decíselo a esas personas primero. Un buen ejemplo: tu chica o chico. Si has estado saliendo con alguien heterosexual, necesitas hacérselo saber a ellos primero. No sigas engañándolos, los hará sentirse tontos y desperdiciar su tiempo lo cual no es justo de tu parte. En muchos casos ese estado desencadena la peor de las venganzas. 
La posibilidad de tener encontronazos desagradables será mayor después de que salgas del armario, pero sé fuerte, y recuerda que no necesitas ser aceptado por nadie excepto por vos mismo.
No te molestes en contestarles a personas que te digan cosas como “te vas a ir al infierno”. O que antepongan su fervor religioso a lo que te pasa. Lo mejor es responderles con algo como “Aprecio tu preocupación, pero me siento cómodo con quien soy y lamento que lo veas de esas manera” retirate elegantemente. No vale la pena estresarte por alguien así.

El acompañamiento terapeutico en esta instancias para algunas personas es vital, pues hace que dentro de un marco y un espacio que es único el paciente pueda construir como va a ser esa salida al mundo que lo visualizara de una manera más franca, transparente y sana.
Para cerrar les dejo esta frase, que resume todo lo anterior, de una canción de Joan Manuel Serrat – Sinceramente tuyo. “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”

Ale K

Ale K

Licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays. Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. Tratamientos analíticos: Individuales adolescentes y adultos; parejas y grupos. Contactate a través de www.psiquiskype.com

Compartir
Latest Comments
  1. Anónimo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE