De como me aproveché del “hetero Borracho”

Compartir

Todo comenzó como una salida para conocer “la noche porteña”, salimos mi mejor amigo gay con su primo recién llegado de Paraguay. Era “la noche de los museos”, arrancamos por el Obelisco y fuimos visitando varios lugares, cuando se acerca la 1 de la mañana paramos a cenar y decidimos ir a bailar, ya que el primo recién llegado no conocía nada

Tomamos la decisión de ir  a Amérika. Llegamos damos vuelta por el lugar y nos decidimos a tomar algo y bailar, al principio el primo (hetero) se sentía incómodo, desencajado entre tanto macho y loca. Pero trago a trago fue perdiendo la vergüenza. Llegada las 5 y media ya bastante borrachas de tanta pantera rosa y pitufo azul, decidimos volver a casa. Caminamos hasta avenida Córdoba y tomamos un taxi, en el camino nos dormimos los 3. Al cabo de un rato llegamos a casa, lo despierto a mi amigo, y a su primo, este último no reaccionaba, entre los 2 lo bajamos y lo metemos arrastrando a casa, mí amigo también en bastante mal estado, yo aún fresco pero con sueño. Lo dejamos al primo en la sala, en el sillón. A mi amigo lo dejé en la cama y aproveche a ir al baño a darme una ducha.

Cuando regresé no pude evitar ver al primo totalmente inconciente durmiendo, fui a la pieza y procure que mi amigo esté dormido, él mismo descansaba en Bóxer tirado en la cama. Volví a la sala, y me quedé observando al invitado, un macho de 1 metro 70 y pico, fornido, dejaba ver un cuerpo muy lindo debajo de su chupín y de su remera Blanca al cuerpo.

Lo sacudo para ver si reacciona, y al no obtener respuesta, procedo a desvestirlo, quitándole su calzado luego su pantalón y su remera, no dejaba de observar y acariciar ese cuerpo tan delicioso. Me aproveche de su estado de ebriedad, lo bese varias veces sintiendo su aliento a alcohol, le hice sexo oral varias veces tragándome su hermoso pene circuncidado de hetero borracho

Recordé en ese momento que tenía pastillas de dormir de mi abuelo, fui por ellas y las molí y puse en un vaso de agua, le di de tomar tanto a mi amigo que descansaba en la pieza como al querido primo. Mi cabeza explotaba del morbo que esto generaba y la excitación. Espere algunos minutos y procedí. Ahora traje al primo a la habitación, lo recosté en una manta y los arrastre para finalmente subirlo a la cama, desnude rápidamente a mi amigo (con el que ya he tenido relación) y comencé a jugar con sus cuerpos.

Le chupe tanto la pija al primo que se le puso como piedra, aproveché y lo monté a Matías encima, costo mucho porque parecía una gelatina, como pude introduje la pija de Gastón (el primo) en el agujero de Mati. Y luego introduje la mía, 2 penes dentro de mi mejor amigo, estuve un rato bombeando, pero el sueño me ganó de mano, y quede dormido. Al cabo de un rato como 5 horas despierto, no recordaba mucho, hasta que abro los ojos y me encuentro con las escenas, Gastón y Matías aún durmiendo, totalmente inconscientes para mi sorpresa.

No perdí tiempo y seguí con lo que dejé la noche anterior, pero esta ves lo dejé a Matías de lado, lo tire de la cama al pobre y ahí lo tenía a Gastón todo para mi. Le empecé a chupar su cola hermosa, para mi sorpresa estaba algo dilatado, por lo que con un poco de lubricante y paciencia pude abrir ese regalo hermoso.

Despacio comencé a cogerlo, besando su boca y morboseando con la imagen de Matías tirado el suelo totalmente desnudo y su colita abierta. No dure mucho hasta que me vine dentro de Gastón, rápidamente me salí, por miedo. Pero seguí excitado seguía duro, y me descargué con Mati, un tome de atrás y lo penetre en seco, pude oír unos quejidos de dolor pero todo fue placer y lujuria para mi por menos de 1 minutos porque lo agarre peor que perro alzado llenándole toda su cola de leche.

Me di una buena ducha fría, proseguí limpiar a mis invitados bien borrando todo rastro de lo que hice, y luego vestirlos. Lleve a Gastón de nuevo al sofá lo vestí completo y lo dejé descansar, a Matías le tenía otros planes, lo dejé desnudo pero esta vez lo subí a mi cama, y me dediqué a cojérmelo una última vez. Finalmente acabe y sin sacar mi pija de su colita me dormí. Nos despertamos cerca de las 5 de la tarde, Matu algo confundido, pero si caliente, nos dispusimos a hacerlo una vez más, ya que era normal con él estas conductas de alcohol y sexo. Luego fuimos a ver como estaba Gastón, roncaba el pobre, lo despertamos  Y por suerte no recordaba nada de la noche anterior, aunque si dijo que le dolía mucho cuerpo y la cabeza le daba vuelta.

Terminamos comiendo y cada uno a su casa. Con el tiempo salimos otras veces con Gastón, pero se volvió a Paraguay.

Si te gusta mi relato o quieres hablar conmigo mi email es morboso.zonanorte@hotmail.com

 

Lucas Grey

23 años, casado, amante de las teteras
Estudiante de administración de empresa, trabajo en un conocido shopping de Martínez. Dominador, fantasioso, y amante del buen beber.
Habido apasionado por los morbos y fantasías más locas y prohibidas.

Compartir
Latest Comments
  1. Lucas Grey Sebas Morboso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE