¿Cuales Son tus Fantasías?

Compartir

Fantasías | Ivan Mon |

“Pude comprobar que el mito era cierto, su pija estaba dura como un fierro caliente y firme, pero además era enorme”

fantasías

Ivan Mon

Las fantasías son, no solo un tema común en el sexo, sino también algo esencial,  ya que alimentan ese motor vital necesario para tener una vida sexual plena. Podríamos hablar desde aquellas que nacen en la adolescencia donde las fantasías eran tan básicas como ver el miembro de un compañero en los baños de la escuela,  o pensar en las más recientes donde la fantasía radica en la espera de satisfacer un morbo personal que aún no nos hemos animado a llevar a cabo.

En este gran abanico, están en primer lugar Las fantasías cumplidas,  aquellas que en lo individual hemos ido cumpliendo. En mi caso la más memorable se dio en la universidad, cuando el ímpetu sexual estaba en lo más alto, la fantasía que aun hoy tenemos muchos, lograr llevar a la cama a un hetero. En esa Época había quedado perdidamente fijado en un compañero que era “heterosexual”, el típico macho que tenía novia y le metía los cuernos en todas las fiestas de la facu, siempre con las minas más lindas. Gonzalo era su nombre, alto,  flaco pero de cuerpo definido por la natación, de tez pálida  que contrastaba con sus cejas, su barba y su pelo negro, era inalcanzable para mí, pero al poco tiempo de fundada esta obsesión, encontré una grieta………. cuando se emborrachaba su filtro solía bajar en contraposición con su libido que se disparaba al punto de darle casi a cualquier mina. Luego de planificar y lograr organizar una reunión del curso en mi depto, logré armar el escenario perfecto, la mayoría de la gente se fue yendo poco a poco, hasta quedar solo él, pero estaba tan ebrio que tuvo que irse a dormir a mi  cama a media fiesta, estaba casi inconsciente de tanto que había bebido, cuando ya todos se habían ido, me metí en la habitación, le saqué los zapatos,  mientras tanto él solo se sonreía y me pedía disculpas – deja que se me pase un poquito y te juro que me voy– me decía. Ya con la luz apagada me recosté a lado de él  (yo con una remera y solo un pantalón corto que usaba de pijama) me di mañas para que en un momento quedamos en cucharita (el detrás), trataba de ver si podía insinuarle algo verbalmente pero Gonzalo solo balbuceaba incoherencias y se reía, en un momento empecé a tocarle el bulto y su sexo respondió enseguida, al ver que no se alteraba continué con el masaje y unos minutos después sentí su mano enorme acariciando mis glúteos, de ahí en adelante no hubo más intercambio de palabras, todo se fue dando lentamente, yo desabrochando (sin mirar) sus jeans y él quitándome el pantalón corto, (si bien era un tipo lindo, la mayor fama entre las chicas radicaba en su herramienta, y pude comprobar que el mito era cierto), su pija estaba dura como un fierro caliente y firme, pero además era enorme.

Cuando empecé a masturbarlo algo automático pareció encenderse en él, a pesar de la embriaguez que tenía comenzó a besarme el cuello por detrás, acariciarme las piernas, el pecho y en algún momento mi pija, pensé que ahí se daría cuenta y se cortaría todo, pero no pasó, él continuó. Luego me dio vuelta boca abajo sin mucho esperar y con los jeans por debajo de la pelvis me montó, (yo ya tenía el lubricante a mano, debajo de la almohada) y sin preámbulo apoyo la cabeza de su amigo y me penetró, que dolor sentí en ese momento, pero que placer me provocaba tener un macho “hetero” dentro mío, así empezó a bombear una y otra vez.  cada vez más dentro y cada vez más rápido y con más fuerza, como intentando llegar al fondo, pero ya era imposible entrar más, solo quedaba la fuerza de su rebote en mis glúteos y unos minutos después con un gemido gutural/bestial, terminó dentro de mí. Lo siguiente fue su aliento a alcohol en mi nuca, para después lentamente desarmarse a mi lado y seguir durmiendo. Fantasía cumplida.

También están Las fantasías que les cumplimos a otros,  como con mi pareja………… el sexo siempre fue bueno, pero al principio era algo convencional mientras nos íbamos conociendo, (siempre usamos protección) una noche en plena faena me pidió si podía acabarme en el pecho, sin mucho pensarlo le dije que si, así fue que luego de un brutal 69 se puso de pie y me lleno el pecho con sus fluidos, pero no quedo ahí, la siguiente noche me pidió si podía acabarme en la cara, era algo que a mi mucho no me gustaba, pero bueno al parecer lo excitaba mucho, así que luego de coger como Dios manda, en el momento que sentía que se venía se retiró de mí, se sacó el forro y se puso arriba mío eyaculando todo en mi mejilla, debo reconocer que no fue lo más agradable, pero él estaba en la gloria. Finalmente me anime a preguntarle si había algo que quería hacer que no había hecho aún, – nunca nadie me dejo acabarle dentro de la boca y tragarse mi leche- me dijo. No era algo que yo había hecho nunca, pero ambos estábamos sanos, ya teníamos varios meses de salir juntos, así que le dije que la próxima vez podríamos intentarlo.Hasta ese momento el olor a semen ajeno me provocaba cierto rechazo, pero el sexo era tan bueno con él que fue la primera persona con la que debute en tragar leche, esa noche habíamos cogido por un buen rato, en distintas poses y él se había esmerado muchísimo, yo estaba muy caliente así que cuando llego el momento comencé a mamarlo cual ternero sediento al mismo tiempo que me masturbaba, era tal la calentura que enseguida sentí como sus latidos se incrementaban en fuerza dentro de boca y luego un torrente de suave y cálido liquido se descargó en mi boca y comencé a tragarlo sin pensarlo, fue tan excitante que en ese mismo instante comencé a eyacular a borbotones. Fantasía cumplida a otro.

Finalmente están Las fantasías que siguen siendo fantasías, ya sea porque aún no se dio el momento, porque no nos animamos o porque simplemente son imposibles….. En mi caso la mayor fantasía es poder  participar de una orgia donde varios hombres me enfiesten a la vez y enfiestar también a algún otro entre varios, pero en un ámbito del liberación total, es decir, sin sentir tanto miedo de contraer algo, seria genial por una noche tener la certeza de que todos los partícipes de esa fiesta no tienen ninguna posibilidad de contagiarte algo y disfrutar de una orgia como las originales, las romanas, donde la carne es el único límite de la carne, creo que quedare en un fantasía y nada más.

¿Y ustedes? ¿Cuáles son sus fantasías?

 

Ivan Mon

Un tipo común del interior, viviendo en Buenos Aires, disfrutando de los treintas. Universitario, soñador y con ganas de hablar del sexo sin tantos tapujos ni prejuicios.
Fanático del cine y de la buena cocina, esperando siempre aprender cosas nuevas y compartir experiencias de toda indole.

Compartir
Latest Comments
  1. claudio
  2. alejandro
  3. Nico
  4. Eduardo
  5. Jose Accion
  6. seba
    • Adrian
    • jorge
    • alejandro
  7. Agustín
  8. Mariano Lelez
    • Ivan Mon ivan mon
      • Mariano Lelez
    • Ivan Mon Ivan Mon
  9. Juan

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE