Bruno Bordas: confesiones en el sauna

Compartir

Alberti había contado en una entrevista con el suplemento Soy de Página/12:

“Antes yo era una persona más conservadora y prejuiciosa, hoy creo que tengo una mirada mucho más amplia y tolerante. Hasta me atrevería a decir que soy un poco más humano y más comprensivo que cuando quería ser cura. No por nada la gente de la que me rodeo siempre me termina elogiando más el corazón que el culo”.

El actor fue una de las pocas caras conocidas del porno nacional para el público homosexual. Si bien quiso ser cura un día notó que el celibato no era el estilo de vida que deseaba para él.

“Yo hice la primaria y la secundaria en un colegio religioso, y fue un ámbito en el que me sentí siempre muy cómodo. Pasaba casi todo el sábado metido en la parroquia y el domingo a la mañana animando las misas. Entonces era lógico que me inclinara por una vocación religiosa. Además de que un seminario es el ambiente de mayor contención para un puto. Ahí no sólo yo no tenía que contárselo a nadie sino que el voto de castidad me resguardaba”, relató.

Tras nueve años en el seminario, se pasó al cine porno: “Me lo propusieron, me calentó la idea y lo hice”. “Me ha permitido tener más levante, inclusive. Estar con un actor porno es la fantasía de muchos”, afirmó.

Su trayectoria

Algunos de los títulos más populares que protagonizó son Vampiros en Buenos Aires, 42° TérmicaArgentinos con orgullo. Para más datos, mirá su ficha en IMDb.
Lautaro Anchorena

Periodista, fotógrafo y argonauta de la vida, noviando con Diego, CEO fundador y editor de este sitio, ahora devenido en pagina, que mantengo y desarrollo con un grupo de gente maravillosa, al que le brindo dedicación exclusiva desde el año 2009.

Compartir
Latest Comments
  1. VARON
  2. SEBASTIÁN
  3. Hernán

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE